domingo, 9 de octubre de 2016

Guerra de la Independencia de Chile

fuente: Wikipedia
Guerra de la Independencia de Chile
Guerras de independencia hispanoamericanas
Collage independencia Chile.jpg
De izquierda a derecha: Batalla de El RobleDesastre de RancaguaBatalla de MaipúCruce de los AndesPrimera junta de gobierno


Fecha1810-1818
LugarParte del territorio de la Capitanía General de Chile
ResultadoVictoria patriota
Cambios territorialesIndependencia de Chile de la Corona Española.
Beligerantes
Patriotas
Bandera de Chile (1812) Junta gubernativa de Chile (1813-1814)
Flag of Chile (1812-1814).svg Guerrillas patriotas(1815-1817)
Flag of Chile (1817-1818).svgBandera de Chile (1818) Supremo gobierno de Chile (1817-1826)

Realistas
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg Imperio español

Comandantes
José Miguel Carrera
Bernardo O'Higgins
Ramón Freire
Manuel Blanco Encalada
Thomas Cochrane
José de San Martín
Manuel Rodríguez Erdoíza
José Manuel Borgoño
Miguel Estanislao Soler
Jorge Beauchef
Juan Gregorio de Las Heras
Antonio Pareja  
Juan Francisco Sánchez
Gabino Gaínza
Casimiro Marcó del Pont (P.D.G.)
Mariano Osorio
Antonio Vacaro
Rafael Maroto
Vicente San Bruno
José Ordóñez  
Vicente Benavides  
Antonio de Quintanilla

Alrededor de 30.000 muertos y exiliados en Argentinahasta 1820.2
Unas 20.000 personas secuestradas por Benavides, losHermanos Pincheira y sus aliados indios (1819-1831).3
[editar datos en Wikidata]


La Guerra de la Independencia de Chile transcurrió durante el periodo 1813-1826. En este conflicto, se enfrentaron los patriotas chilenos contra los realistas españoles. Los patriotas resultaron vencedores, consiguiendo la Independencia de Chile. Este conflicto se prolongó en casi todo el proceso independentista.

Durante los años previos, los criollos, grupo mayoritario de la Colonia, mostraban un gran descontento, y más que una revolución buscaban una evolución y reformas, pero la invasión de Napoleón a la Península Ibérica tuvo importantes repercusiones en el universo de Latinoamérica entre las que se encuentran las masivas emancipaciones de las colonias españolas y la creación del Imperio del Brasil.

Comienzo

La Junta de Gobierno

Siguiendo el ejemplo de las provincias españolas y de las otras colonias americanas, como el Virreinato del Río de la Plata, donde los líderes de la revolución de mayo crearon una Junta de Gobierno, el 18 de septiembre de 1810, en la ciudad de Santiago, capital de la Capitanía General de Chile se llamó a un cabildo abierto, donde éste delegó su poder en la Primera Junta Nacional de Gobierno de Chile, constituida por:
Quienes guardarían el poder de Su Majestad Fernando VII hasta que fuese restituido en su puesto.
Las juntas españolas trataron de imponer su superioridad sobre las americanas, pero éstas apelaron perfectamente al Tratado de Tordesillas y a la Bula Inter Caetera en la que Su Santidad el Papa entregaba los territorios de América a la Monarquía Española, no a su pueblo, por lo que las juntas de Nuevo Mundo y las Ibéricas tenían las mismas capacidades y todas estaban sujetas a las Cortes de Cádiz.

Primer Congreso Nacional

Primera Junta de Gobierno.
La Junta Nacional de Gobierno creó nuevos cuerpos militares y estableció la libertad de comercio y el contacto con la Junta de Buenos Aires. Tras la muerte del anciano Conde de la Conquista asumió la presidencia de la Junta Juan Martínez de Rozas quien llamó a elecciones para un congreso nacional, compuesto por 42 diputados. Llegado el 1 de abril de 1811, día de las elecciones, el teniente coronel Tomás de Figueroa sublevó un cuerpo del ejército exigiendo la disolución de la junta. El motín no tuvo éxito, y Figueroa huyó a refugiarse al convento de Santo Domingo, desde donde fue sacado, sometido a juicio y condenado a muerte.
El primer congreso inició sus sesiones el 4 de julio de 1811, y pronto se dividió en dos bandos: los exaltados, que buscaban una independencia completa y rápida y los moderados que deseaban algunas reformas y un buen gobierno.
Cansados de las divisiones del Congreso y de su ineptitud, el 4 de septiembre los hermanos Carrera (José MiguelLuis y Juan José), hijos de Ignacio de la Carrera, dieron un golpe militar con el objetivo de que se conforme una nueva junta de gobierno más comprometida con los ideales de la Independencia, bajo la presión de las armas el Congreso accede y la nueva junta queda compuesta por:

Revolución Radical de los Carrera

Descontentos con el accionar de la junta de Gobierno, Don José Miguel Carrera y sus hermanos Luis y Juan José sublevan en Santiago una parte de la guarnición para disolver la junta conservadora el 4 de septiembre 1811, las tropas de Juan José y Luis se atrincheran en la plaza de La Moneda y obligaron al Congreso a convocar un cabildo abierto.
Al día siguiente Juan Martínez de Rosas efectúa un movimiento similar en Concepción creando allí otra junta de gobierno, siguiendo aquel ejemplo poco después Valdivia.
Pero al poco tiempo molesto por el actuar de la junta radical que el mismo colocó en el poder don José Miguel conspira contra ellos utilizando a los españoles y engañándolos para hacerles creer que restauraría el régimen colonial y así obtener recursos de ellos. El motín le entregó el poder a Carrera quien remplazó la junta por otra compuesta por él mismo (como representante de Santiago), Gaspar Marín (como representante de Coquimbo) y por Juan Martínez de Rozas (como representante de Concepción).

Conflicto de 1812

Rozas rehusó el cargo desde Concepción tomando una posición hostil en el Congreso e incluso conspirando contra Carrera, de modo que éste disolvió aquel él 2 de diciembre. Ambos caudillos dominaban cada uno sobre una junta de Santiago y otra de Concepción, Bernardo O'Higgins actuó así de mediador entre ambos sin conseguir cesar la hostilidad mutua de ambos caudillos. En enero de 1812 como representante de la junta sureña se entrevistó con Carrera en Santiago pero se le ofreció la firma de un tratado para lograr la paz entre ambas partes.4 Sin embargo, Carrera no estaba dispuesto a firmar el tratado ya que lo hubiera obligado a entregar varios de sus poderes.
La situación continuo empeorando hasta que el 24 de febrero5 los oficiales del batallón de Infantería de La Frontera proclamaron un acta contra la junta santiaguina por la disolución del Congreso. Cuando Carrera se enteró público un manifiesto, firmado por la Junta de Gobierno, censurando a los oficiales del batallón.
El 7 de marzo en pleno Cabildo abierto la junta penquista ordenó movilizar a todas las milicias a su cargo.6 Se habían dado cuenta que Carrera no firmaría el tratado ratificado por su propia junta el 12 de enero. O'Higgins fue ascendido además de Teniente Coronel de Milicias a Teniente Coronel de Ejército.7Nueve días después partieron a Chillán tras enterarse de la decisión de Carrera.
Por su parte, la junta santiaguina ordenó iniciar el avance al sur el día 9 de la guarnición de la capital al mando del brigadier Juan José Carrera, llegando a Talca a finales del mes8 en número de 2.000 hombres, menos de la mitad que sus rivales.9 Las fuerzas penquistas sumaban 4.000 a 5.000 milicianos y aunque superaban en número a las santiaguinas estas últimas tenían mejores oficiales y mejor armamento.8 Se proclamó que se ejecutaría a todos losseparatistas sureños que alzaran las armas contra la Junta de Gobierno.7 En aquella época el Reino de Chile tenía 1.976 regulares más 15.856 milicianos: 10.218 en la Intendencia de Santiago y 5.638 en la de Concepción,10 11 lo que hace poco creíbles dichas cifras, en especial para el caso de los penquistas, ya que de ser ciertas estos hubieran movilizado la mayor parte de sus fuerzas en pocos días. Es más, los sureños estaban obligados a dejar dos mil hombres en la línea del Biobío para prevenir posibles ataques de los araucanos12 por lo que no podía avanzar al Maule con cuatro mil hombres9 como tantas veces se señala. Probablemente las fuerzas enfrentadas fueran realmente alrededor de la mitad de las nombradas.7 Cabe destacar que los mejores hombres de la línea de frontera penquista habían sido enviados en la Expedición Auxiliadora Chilena, compuesta por 300 infantes y 200 dragones de la Frontera13 .
Según fuentes de la época, muy proclives a Carrera, las penquistas en los doce días siguientes al llamado a movilización ocho mil hombres, los que subieron a 10.000 cuando partieron de Chillán al Maule dejando varias unidades de reserva en el sur en particular de infantería y artillería pues la caballería había vuelto a sus hogares en su mayoría.14 Según esta versión 1.000 indios aliados ya habían desertado y 2.100 estaban a orillas del Biobío decidiendo que hacer. Por su parte el brigadier Carrera habría tenido apenas mil hombres con que salirles al encuentro, 350 dragones y 650 lanceros milicianos, todos a caballo.
Al saber que O'Higgins con un batallón de dos mil hombres marchaba al norte los santiaguinos enviaron un mensaje a los sureños asegurando que el envió de tropas al Maule no tenía ninguna intención agresiva contra los penquistas.7 Estos últimos, confiados decidieron disolver algunas unidades y dejar otras en el sur pero varios oficiales y dirigentes, entre ellos O'Higgins, no se fiaron y decidieron marchar con 1.000 hombres al norte, cruzar el Maule y sorprender al brigadier Carrera y forzarlo a rendirse. La Junta de Concepción lo aprobó pero Martínez de Rozas, que prefería la vía pacífica, no.
Con Juan José en Talca encargado de las negociaciones las inicio el 17 de abril. La junta penquista se trasladó a Linares y Martínez de Rozas fue al Maule a entrevistarse con el brigadier mientras mil jinetes sureños marchan a dicho río.15 Por su parte Carrera se hallaba con 900 granaderos y 200 milicianos a caballo para recibirlo al norte del río7 (25 de abril). Durante la entrevista Martínez de Rozas expuso el motivo del conflicto y propuso continuar las negociaciones en Talca, Carrera se negó pero el sureño acepto seguir las negociaciones.16 Sin embargo, no volvieron a reunirse.
Martínez fue presionado por su propia junta para reiniciar las negociaciones y el día 27 O'Higgins se ofreció a continuar con estas y entregar un mensaje de la carta al brigadier.16 Pero mientras las principales fuerzas militares de ambas ciudades estaban en las riberas norte y sur del Maule hechos inesperados sucedieron en el sur y forzaron un cambio de planes.
Aprovechando aquella inestabilidad los realistas derrocaron la junta revolucionaria en Valdivia (dependiente de Concepción) el 16 de marzo alzando a la guarnición, estimada en 1.500 hombres,17 debido a lo cual los líderes revolucionarios celebraron un acuerdo a orillas del Maule por el cual el nuevo Congreso resolvería sus querellas mientras los caudillos regresaban a sus ciudades respectivas.16 Sin embargo, como ni Martínez deseaba someterse a la junta santiaguina ni Carrera darles mayor poder y representatividad a sus rivales penquistas ambos continuaron negociando hasta mediados de mayo, momento en que ambos decidieron retirarse a sus propias ciudades.18
Más Carrera no contento con ello minó el poder de su rival no enviando el dinero necesario para pagar las tropas de la frontera araucana o a los funcionarios públicos, así como despachando emisarios secretos que promoviesen un motín militar en Concepción. Para conseguir dinero hizo reunir los representantes de toda la provincia en una Asamblea o Congreso Provincial pero muchos de ellos se negaron a colaborar y le ofrecieron enviar al Obispo Villodres de laArquidiócesis local a negociar con Carrera, lo que Martínez rechazó proponiendo que él mismo iría a Santiago a solucionar los conflictos con Carrera.19Todo esto no hizo más que aumentar el número de detractores a su gestión.
Los esfuerzos de Carrera finalmente dieron éxito de modo que con Rozas apresado y sustituido por autoridades leales a Santiago (8 de julio). Durante el motín, liderado por el teniente coronel Juan Miguel Benavente, se apresaron a todos los miembros de la Junta de Gobierno excepto el presidente de la misma, coronel Pedro José Benavente. Al día siguiente se anunció que la Junta quedaba cerrada y era reemplazada por una Junta de Guerra.19 Sin embargo, inicialmente Carrera no se fío de ellos hasta que a mediados de agosto envió un emisario para convencerlos de disolver la nueva junta y el dinero para pagarle a las tropas sureñas.
Cuando los partidarios de Martínez de Rozas intentaron derrocar la junta el coronel Benavente, presidente de la misma, ordeno su encarcelamiento (24 de septiembre), tras esto disolvió la junta y asumió todos los poderes, declarándose Gobernador-Intendente de Concepción leal al gobierno de Santiago.19Martínez fue exiliado a Ciudad de Mendoza donde murió el 16 de mayo de 1813. El Generalísimo don José Miguel Carrera quedó así como líder indiscutido de la revolución en Chile.
La guerra de independencia puede ser entendida parcialmente como un enfrentamiento entre el proyecto de la élite centralista de Santiago y la resistencia que le ofreció su par de Concepción. Primeramente como partidaria de su propia junta de gobierno y luego como un núcleo realista.20 Santiago no contó con un ejército regular hasta 1817 con la ayuda de Buenos Aires y Mendoza,21 pero en los comienzos del conflicto contaban principalmente con los milicianos.22 Concepción contaba con el apoyo inicial de las tropas profesionales del ejército colonial más las numerosas milicias provinciales en manos de la élite.23 Debe tenerse en cuenta que Concepción era capital de una provincia de amplia tradición militar, sede del grueso del ejército profesional y el varias fortalezas, producto de su condición fronteriza con los butalmapus24 (muchos gobernadores habían pasado parte importante de sus administraciones en dicha ciudad). El legado de esta estructura político-militar quedaron patentes durante el primer medio siglo de independencia, numerosos caudillos chilenos era originarios de dicha región: O'Higgins, Bulnes, Freire, Prieto, Cruz, etc.25 Valdivia y Chiloé, en cambio, eran enclaves semi-autónomos.26 Aislados por las tribus araucanas, también contaran con numerosas milicias y unidades de línea.
Por su lado, en Santiago se concentraba el poder político y económico de Chile al ser la capital.27 Los norteños solo ganaran para sí el apoyo de la masa popular de la provincia santiaguina tras la represión indiscriminada que ejercieron los realistas tras la reconquista.28 Los sureños, en cambio, siempre contaron con el auxilio de las guerrillas campesinas e indígenas de la provincia penquista, los valdivianos y los chilotes.29 Además, ambas fuerzas estarán apoyadas por las intervenciones de fuerzas militares provenientes de las Provincias Unidas del Río de la Plata y el Virreinato del Perú, respectivamente.30

Primeras batallas

Reacción realista

El Virrey José Fernando de Abascal y Sousa planifico inicialmente enviar una poderosa fuerza de 1,500 soldados, la mitad serían veteranos experimentados, pero viendo el caos que había en Chile y la necesidad de dichas tropas en otros frentes opto por enviar al brigadier Antonio Pareja con apenas 50 oficiales para levantar un ejército con reclutas locales.31 Llegaron al sur de Chile. En la isla de Chiloé y en la ciudad de Valdivia se incorporaron más de 2.000 hombres31 (1.400 chilotes y 600 valdivianos)31 con 20 cañones.32 33 Esta zona del sur era conocida por no encontrarse comprometida con los ideales patriotas ya que se encontraba bajo la administración directa del Virreinato.34
Desembarcaron cerca de Talcahuano donde se les unieron nuevas unidades31 tras derrotar a 700 u 800 milicianos capitaneados por el gobernador Rafael de la Sotta,35 posteriormente entraron en la ciudad de Concepción con 2.850 hombres,31 cuya guarnición militar, ya amnistiada, se incorporó a las tropas realistas, alcanzando los 3.000.17 O'Higgins, quién tenía apenas un centenar de hombres en la urbe para combatir decidió escapar al Maule, donde Carrera organizaba el ejército patriota.17
Durante su marcha al norte se le empezaron a incorporar parte de las guarniciones del Biobío y a guerreros de las tribus araucanas, aproximadamente mil hombres.17 El apoyo de la mayoría de estas tribus quedó garantizada para la causa realista con la influencia que ejercían sobre ellas intermediarios y oficiales de la frontera favorables a la causa realista.36 Con ya cerca de 2.000 regulares, 2.000 a 3.000 milicianos y 200 artilleros más 25 cañones Pareja en su camino a Santiago avanzó a Chillán,37 38 ciudad que se rindió sin ofrecer resistencia y en la cual se les unieron nuevas fuerzas, alcanzando así un total de 5.000 a 6.000 tropas de desigual calidad39 40 con las que continuo su rumbo a la capital.31
En estos momentos los realistas controlaban todo el territorio al sur del río Ñuble y los independentistas al norte del río Maule,41 quedando una amplia zona en sin un dueño claro donde se librarian los principales enfrentamientos de la campaña de 1813.

Sorpresa de Yerbas Buenas

Carrera logró organizar a sus fuerzas42 alcanzando los 4.000 tropas, aunque solo 1.100 con algún valor militar31 40 (fuentes de la época hablan de 6.00043 a 12.000)44 45 en el norte del Maule17 y partió al sur al encuentro del avance realista. Sus tropas se organizaron en tres divisiones acantonadas en Talca y la orilla septentrional del Maule, formadas en su mayoría por jinetes milicianos sin instrucción militar y armados solo con lanzas. Su artillería de doce piezas se dividía equitativamente entre las divisiones. La primera división estaba al mando de Luis Carrera y se componía de tropas ultra-Maule, la segunda estaba capitaneada por Juan José Carrera y eran milicianos de Rancagua y el Maipo, y la tercera estaba bajo el comando personal del general en jefe y eran milicianos santiaguinos. El poner a sus hermanos en altos puestos militares causo fuertes conflictos entre José Miguel Carrera y la junta capitalina, algo que denotara posteriormente.46 Respecto de las tropas de línea, los húsares de la Gran Guardia acompañaban a José Miguel, 200 infantes del batallón Granaderos estaban con Luis y el resto de esa unidad, 400 soldados, con Juan José. Los 300 hombres de a pie que iban en el batallón Infantes de la Patria y 300 más en el Voluntarios de la Patria.47
En lo que sería la primera batalla entre patriotas y realistas, ésta se provocó el 27 de abril de 1813 en la localidad de Yerbas Buenas, cerca de Linares, donde 600 patriotas al mando del coronel Juan de Dios Puga atacaron al grueso del ejército del rey creyendo que era sólo una patrulla, la noche jugó a favor de los independentistas pues los españoles creían que era todo el ejército chileno el que los atacaba, al amanecer de ese día los españoles se dieron cuenta de su superioridad numérica y un tercio de los chilenos murieron, incluyendo a Puga. El ejército chileno sonó la retirada hacia Talca48 donde fueron comandados por Santiago Bueras y en el lugar donde se le informó al general Carrera de lo ocurrido.

Batalla de San Carlos, sitio de Chillán y victoria de El Roble

Batalla de El Roble.
El 15 de mayo el general José Miguel Carrera interceptó al ejército realista y lo venció en la localidad de San Carlos. En esos momentos Carrera pudo contar con un numeroso ejército de 10.000 unidades, pero de estas unas siete mil eran milicianos montados que le habían llegado continuamente desde el enfrentamiento en Cancha Rayada (29 de marzo) provenientes de las provincias de Santiago y gran parte de Concepción.49 Las tropas regulares se componían de tres batallones de infantería,50 un cuerpo de artilleros con 12 cañones y otros dos de caballería de línea.51 La falta de organización, equipos y experiencia de los independentistas eran sus principales debilidades.
Por su parte los realistas, que al llegar al Maule sumaban más de 5.000 tropas38 después de su derrota en Linares (24 de abril) habían ido retrocediendo apresuradamente dejando rezagados a muchos de sus hombres (que luego eran capturados) mientras que otros simplemente desertaron por lo que no quedaban más de 1.500 a 2.000.52Esto provocó el repliegue de los españoles hacia Chillán, es aquí con fecha 21 de mayo cuando muere Pareja y en su lugar asume Juan Francisco Sánchez, el que resiste durante meses el sitio que impuso Carrera a la ciudad y que se transformó en un desastre para los patriotas ante la feroz resistencia de los realistas. En esos momentos el ejército realista había quedado reducido a cerca de 1.000 hombres, un quinto de lo que habían sido,53 pero apoyados por numerosas guerrillas que operaban en la provincia.
Después de algunos meses y ya levantado el sitio de la ciudad de Chillán, el 17 de octubre Sánchez ataca a los patriotas en el paso El Roble, Carrera cruza elrío Itata al verse superado por los realistas, pero O'Higgins reorganiza el ejército y se enfrenta a ellos logrando que la batalla no sea un desastre total para los chilenos y su gesta fue reconocida por el propio Carrera:
No puedo dejar en silencio el justo elogio que tan dignamente se merece el citado O'Higgins, a quien debe contar V.E. como el primer soldado capaz en sí solo de reconcentrar y unir heroicamente el mérito de las glorias y triunfos del Estado chileno.54

Tratados, treguas y guerra civil

Reformas administrativas

Tras la victoria patriota en Santiago durante el 1813 la junta de gobierno se encarga de confirmar la libertad de imprenta, así como realizar el cambió de la bandera española por el estandarte tricolor, además de abrir una escuela en cada villa de 50 vecinos, fundar la biblioteca pública y el instituto nacional.
Para 1814 la junta presidida por Agustín Eyzaguirre, don José Ignacio Cienfuegos y don José Miguel Infante estaba concentrada en los esfuerzos de guerra, de modo que la misma fue trasladada a Talca y rápidamente ante los últimos acontecimientos y el descontento que se sentía hacía el desempeño de Carrera decreto en reemplazo del mismo por O'Higgins, el General en Jefe a pesar del temor que se poseía no opuso resistencia y entregó el mando el 28 de enero de1814 marchando a Santiago junto con su hermano Luis, trayecto en el cual fueron sorprendidos y capturados por el ejército realista siendo llevados a Chillán.

Campaña del brigadier don Gabino Gaínza

Días después de que O'Higgins asumiera su cargo, el 31 de enero en la costa de Arauco desembarcaba una nueva expedición compuesta por 800 soldados a cargo del brigadier don Gabino Gaínza.
Poco después el guerrillero realista Elorreaga se apoderaría de Talca, ante lo cual el pueblo de Santiago acuso lentitud a la junta de gobierno deponiéndola para nombrar Director Supremo del Estado al coronel Francisco de la Lastra.
Gaínza por su parte intenta dividir las fuerzas patriotas intentando separar a la división comandada por O'Higgins que avanzaba desde Concepción de la que comandaba por Juan Mackenna que acampaba cerca del río Itata. Atacando a O'Higgins el 19 de marzo y a Mackenna el 20, siendo repelido en ambas ocasiones. Por su parte en Santiago se envió una fuerza de 1.000 hombres a restablecer Talca al mando de don Manuel Blanco Encalada, pero esta es derrotada por Elorreaga en Cancha Rayada dejando abierto el camino a los realistas para avanzar sobre Santiago.
En esos momentos los realistas pasaban a controlar todo el territorio entre el Biobío y el Maule y los republicanos apenas tenían 2.000 hombres para enfrentarlos.55
El brigadier decide entonces reorganizar sus fuerzas en Chillán para dirigirse contra Santiago, al tiempo que O'Higgins intentaba llegar antes para defender la ciudad, ambos ejércitos atravesaron el río Maule a casi el mismo tiempo, Gaínza en balsas y protegido por las fuerzas en Talca, así como O'Higgins que atravesó el río en la noche a través de un vado. Finalmente las fuerzas patriotas lograron adelantar durante el siguiente día atrincherándose en Quechereguas en donde rechazaron a Gaínza dos veces obligándolo a retroceder en el 7 y 8 de abril.

Tratado de Lircay

Por otro lado en un amplio espectro de lo que pasaba en el mundo las victorias de los realistas en el Alto Perú, en donde estos vencieron a los argentinos en las batallas de Vilcapujio y Ayouma, hacían temer a los patriotas chilenos que el Virrey se viese libre de enviar nuevas tropas hacía Chile, a la vez que las victorias de Wellington expulsaron a los franceses de España regresando a Fernando VII al trono, lo que permitía el envió de grandes ejércitos para reprimir a las colonias.
En aquel contexto se da la llegada a Chile del comodoro inglés James Hillyar quien había sido autorizado por el virrey del Perú para mediar entre realistas y patriotas. Ante los hechos antes descritos así como la escasez de recursos y entusiasmo hicieron que Lastra acogiera en Santiago las proposiciones de Hillyar, ordenando a O'Higgins tratar con Gaínza.
El resultado de las negociaciones fue que los patriotas reconocían a Fernando VII y la autoridad provisoria de la regencia y cortes de Cádiz, mientras que los realistas reconocían el gobierno patriota existente en Chile mientras las cortes resolviesen lo conveniente, con la promesa de evacuar las tropas del territorio chileno dentro de dos meses liberando ambas partes a los prisioneros de guerra.

Guerra civil

Ante esta vergonzosa situación Don José Miguel Carrera y su hermano Luis Carrera, quienes habían llegado a Santiago tras huir de Chillán, se unieron a los patriotas descontentos quienes aumentaron en gran número ante el incumplimiento de la evacuación del territorio chileno por parte de las fuerzas del brigadier. Así con el apoyo popular en la capital Carrera sublevó, como las otras veces, la guarnición de la capital deponiendo al director Lastra y creando una nueva junta ejecutiva colocándose él mismo a su cabeza.56
O'Higgins reaccionó a esta afrenta avanzando con el ejército del sur para restaurar a Lastra, pero después de un combate indeciso al norte del río Maipo llegó la noticia de que llegaba a las costas de Talcahuano un nuevo ejército realista enviado por el Virrey Abascal, quien desaprobaba el convenio de Lircay y exigía la rendición incondicional de los patriotas, siendo el ejército de 5.000 hombres liderado por el coronel don Mariano Osorio.57 58
Ante este nuevo escenario los dos líderes patriotas se unieron para enfrentar la amenaza común más solo poseían alrededor de 4.000 hombres inferiores en armamento y disciplina,59 60 que además recelaban entre sí debido a los hechos ocurridos hasta hace poco, la nueva Junta de Gobierno los puso al mando de Carrera con la misión de forzar al enemigo a retroceder al sur del Maule y establecer ahí una nueva línea defensiva.55

Desastre de Rancagua

Carga de O'Higgins en la Batalla de Rancagua, óleo de Pedro Subercaseaux.
Las fuerzas patriotas decidieron dividirse y resistir en Rancagua, así mientras don Bernardo O'Higgins y don Juan José Carrera se refugiaban en la ciudad con la mitad del ejército, don José Miguel Carrera se situaba al norte en retaguardia con el resto de las fuerzas.
O'Higgins hizo levantar barricadas de adobes en las cuatro calles que daban la entrada a la plaza principal, de modo que los patriotas se atrincheraron en la misma a esperar a los realistas resistiendo durante el día entero a las fuerzas de Osorio.
Al día siguiente los realistas cortaron el agua de las acequias y prendieron fuego a las casas para abrirse paso hacía la plaza, los patriotas por su parte resistían esperando el auxilio del general Carrera, mas este no se decidió por atacar considerando que el esfuerzo sería ineficaz. Los hombres en la plaza de Rancagua al ver la acción de don José Miguel Carrera y ya cuando quedaban a penas 300 hombres de los 2.000 decidieron cargar a caballo sable en mano antes de ser capturados, de modo que rompiendo las filas enemigas cargando contra los realistas para escapar.

Emigración a Mendoza

Tras el desastre de Rancagua los patriotas en Santiago decidieron intentar escapar de los realistas de modo que muchos partieron a sus posesiones en el campo, mientras el grueso de los patriotas decidió emprender la penosa marcha a Mendoza a través de la cordillera de los Andes, dejando atrás a Santiago a la merced de las fuerzas de Osorio. Aunque inicialmente Carrera planeó resistir en el Norte Chico pero terminó por sumarse a la marea de fugitivos.61 Sin embargo, estos planes a juicio de todos eran irrealistas.62 Osorio lo sabía también y simplemente envió al coronel Elorreaga, quien ocupó sin resistencia La Serena a finales de noviembre, iniciándose la inmediata persecución de los sospechosos de haber sido afines a la insurrección. Para ocupar Copiapó, el coronel solo dio la orden al comandante Leandro Castilla de ir con un pequeño destacamento a la ciudad, entrando en ella en los últimos días de 1814.63
Un batallón de Auxiliares Argentinos, que había colaborado en la lucha contra la invasión realista, al mando del coronel Juan Gregorio de Las Heras, escoltó al gobierno, unos 700 soldados y gran cantidad de civiles hacia Mendoza.64 Algunos estiman en dos mil65 a tres mil almas.66 Otros oficiales, como Ramón Freire Serrano, llevaron sus fuerzas hacia el sur de Mendoza.
Carrera seguía considerándose el jefe de gobierno de los chilenos, pero San Martín, aconsejado por O’Higgins, lo expulsó y puso a las tropas emigradas —unos 700 hombres, 400 de las fuerzas de Carrera y 300 de las de O'Higgins— bajo las órdenes de Marcos Balcarce. Muchos de estos soldados chilenos desertaron y regresaron a sus hogares en el verano, mientras que otros se unieron a las fuerzas argentinas en la capital. El resto de las tropas permaneció en Cuyo, donde posteriormente se incorporarían al Ejército de los Andes.67 Una de las razones de este hecho que ambos comandantes patriotas discutían sobre que hacer: en mayo de 1815 Carrera proponía cruzar los Andes por los boquetes cordilleranos del río Claro durante el invierno para avanzar sobre Curicó oTalca para atacar la capital y, de ser necesario, refugiarse en Coquimbo68 o atacar directamente esta última provincia desde San Juan lo que otros oficiales consideraban impracticable69 70 O'Higgins en cambio, se mostró más partidario de las ideas de San Martín de reunir, entrenar y equipar un numeroso y poderoso ejército para, a su tiempo, recuperar Chile para las armas independentistas.71
Por su parte Osorio decidió no intentar cruzar el macizo andino aún poseía un ejército de 6.000 hombres (y se estima que en Chile se podían movilizar 30.000 milicianos) y los rioplatenses no tenían manera de oponérsele.72 73 La mayoría de sus tropas estaban en el Litoral luchando contra el rebelde José Gervasio Artigas o en el Alto Perú con el Ejército del Norte. Pudo fácilmente invadir San Juan y Mendoza72 en la primavera, aprovechando la pausa que daba el invierno a la guerra,73 pero el comandante peninsular prefirió asegurar el territorio (todavía muy inestable) y podía ser fácilmente detenido por los republicanos en los estrechos pasos cordilleranos.

Reconquista

Plan continental de San Martín

El general José de San Martín.
El gobernador intendente de la Provincia de CuyoJosé de San Martín, había sido poco antes comandante del Ejército del Norte, que luchaba contra los realistas del Alto Perú. Allí había llegado a la conclusión de que sería muy difícil conquistar el Alto Perú y el Perú avanzando por tierra, tanto por razones geográficas como étnicas. El corazón de la resistencia realista estaba en Lima, desde donde el virrey Abascal había coordinado las operaciones militares, incluidas las reconquistas del Alto Perú, del sur del Perú y de Chile.74
Tomando la idea de los antiguos proyectos británicos de conquista de América del Sur,75 o bien, como sostienen algunos historiadores, por orden de autoridades militares británicas,76 San Martín ideó llegar a Lima por mar, partiendo desde Chile. Esa parece haber sido la verdadera razón de su abandono del Ejército del Norte y de su pedido de ser nombrado gobernador de Cuyo.
Pese a que la idea pareció destinada al abandono debido a la invasión realista de Chile, San Martín se aferró a su "plan continental", solo que la nueva situación lo obligaba a reconquistar Chile en primer lugar.77 78 Por ello reforzó los recursos militares de su provincia, e incorporó a los oficiales y las tropas chilenas a los mismos: en noviembre de 1814, el Director Supremo creó en Mendoza el Batallón N.º 11 de Infantería, sobre la base de los Auxiliares Argentinos remanentes,79 con el teniente coronel Las Heras como comandante. Este cuerpo sería transformado en regimiento en enero de 1816, y Las Heras ascendido a coronel.80 Se planeaba, según la idea propuesta por O'Higgins, organizar un ejército poderoso de regulares y milicianos, esperaban reunir 4.000 infantes y 2.000 jinetes y artilleros81 (al final las tropas sanmartinianas eran tres a cuatro mil cuyanos a los que se sumaban exiliados chilenos).82
Antes de finales de ese año de 1814 se incorporaron a las fuerzas de Cuyo dos compañías del Batallón de Castas y 50 artilleros con 4 cañones, al mando del capitán Pedro Regalado de la Plaza. Otros refuerzos fueron llegando en los meses siguientes, con la misión de evitar una posible invasión realista desde Chile.83

El Ejército de los Andes y las guerrillas de Manuel Rodríguez

En agosto de 1815, San Martín dispuso una leva de "vagos" y voluntarios en Mendoza y San Juan. Al mes siguiente se incorporaron dos escuadrones deGranaderos a Caballo, que habían participado en la guerra civil en la Banda Oriental y que fueron aumentados con gauchos de San Luis. En diciembre de 1815, informaba al gobierno que disponía de 5.887 hombres, incluidos 1.543 soldados de línea y el resto milicianos.84 La fuerza que empezaba a reunirse se conformaría principalmente de rioplatenses más una minoría de chilenos exiliados, un tercio serían esclavos comprados a la fuerza por el gobierno de Buenos Aires a sus dueños con la promesa de pagarlos una vez acabada la guerra, el resto venían de levas forzadas en el Cuyo y otras zonas gobernadas aun por el Directorio.85
San Martín encargó al fraile Luis Beltrán —que contaba con 700 hombres a sus órdenes— la fabricación de pólvora, armamentos, municiones y uniformes.86
San Martín envió a Chile a José Antonio Álvarez Condarco, director de la fábrica de pólvora, con la excusa de llevar un mensaje, pero este aprovechó el viaje para realizar un plano muy detallado de los pasos de los Andes.87
El 1 de agosto de 1816, el Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la PlataJuan Martín de Pueyrredón, decretó que el nombre de la fuerza fuera "Ejército de los Andes", designando como su general en jefe a San Martín, al que el Congreso de Tucumán ascendió al grado de Capitán General, con las facultades políticas y militares necesarias. San Martín delegó el mando político de Cuyo en el coronel Toribio de Luzuriaga y se instaló con su Ejército enCampamento del Plumerillo, en las cercanías de Mendoza, con el brigadier Miguel Estanislao Soler como jefe de estado mayor.88
Pueyrredón envió al nuevo ejército toda la ayuda que pudo, incluyendo refuerzos militares, dinero, alimentos, armas, uniformes y municiones en gran cantidad.89 No obstante, su obstinación en aplastar la resistencia de los federales, especialmente en la provincia de Santa Fe, no le permitió enviar más tropas al frente de los Andes, ya que las necesitó para continuar la guerra civil.90
El Capitán General Casimiro Marcó del Pont conocía los planes de San Martín, que era consciente de que nunca podría llevar hasta Chile un ejército tan numeroso como el de su enemigo. Por ello buscó dividir sus fuerzas, haciéndole creer alternativamente que iba a invadir por el sur o por el norte del país.
Cómo declaraba en 1815 O'Higgins los realistas habían dividido sus tropas: 200 hombres en Coquimbo, 300 por la costa entre Valparaíso y San Antonio, 500 en el valle del Aconcagua y pasos cordilleranos cercanos hasta el río Claro, 2.000 en Santiago, 500 en Concepción, 100 en Talcahuano y Penco, 150 enChillán, 100 en Arauco y 150 en Los Ángeles y otros fuertes de La Frontera.91 En total 4.000 tropas activas,92 aunque se señala que las provincias podían movilizar gran número de milicianos a caballos.93 De hecho, algunos historiadores elevan al ejército realista en 7.000.94 Por su parte, sobre las fuerzas de las Provincias Unidas se considera que en Buenos Aires se concentraban 6.000 regulares veteranos de todas las armas más 8000 reclutas en proceso de entrenamiento y organización y 6000 milicianos bien armados y experimentados. En la Intendencia de Cuyo había 3000 fusileros y un gran pero indeterminado número de milicianos a caballo. Se incluyen entre los primeros un regimiento de chilenos exiliados ahí. En cuanto al Ejército del Norte que operaba en la Intendencia de Córdoba del Tucumán sumaba una tropa de 7000 hombres bien armados y entrenados. Aunque en esos momentos se esperaba el envió de 2000 refuerzos y 3000 fusiles apoyar la ofensiva la posterior batalla de Viluma terminó con las esperanzas de éxito en dicho frente.95 96 Frente a las amenazas que afrontaban estaban, además de los 4.000 hombres de Osorio, las fuerzas realistas del Paraguay (3.000 regulares más una numerosa milicia) y de el Alto Perú (3.000 hombres al mando de Joaquín de la Pezuela). Además estaban los federalistas de Artigas en la Banda Oriental (4.000 veteranos) en guerra con el Directorio.
Sin embargo, entre las fuerzas realistas había una fuerte falta de equipos (incluso entre los regulares)92 y de caballos, ya que muchos de estos se habían muerto en los años previos de guerra.97
San Martín se esforzó en conservar un trato amistoso con los caciques pehuenches del sur mendocino, que dominaban los pasos cordilleranos. Sostuvo con ellos un gran parlamento, solicitándoles permiso para cruzar sus tierras hacia Chile, lo que fue aprobado por los caciques. Uno de los jefes indígenas llevó a Chile esa noticia, que pareció confirmar a Marcó del Pont su creencia de que el esperado ataque se produciría por el sur. Las fuerzas realistas en Chile se mantuvieron divididas hasta muy poco antes de la invasión de San Martín.83
Por otro lado, algunos activistas mantuvieron en continua alerta al ejército realista por todo el territorio chileno. El más destacado de ellos era un ex oficial del partido de los Carrera, Manuel Rodríguez Erdoíza, que recorrió el centro y el sur del país atacando poblaciones, causando desgastantes alarmas en las fuerzas realistas y lanzando panfletos contra el gobierno. También sirvió como espía a favor de San Martín, y como correo entre este y los patriotas chilenos.98
Este notable conjunto de estrategias indirectas para obtener ventajas antes del combate decisivo fueron llamadas Guerra de Zapa.88 Estas montoneras distraerán a los realistas de hacer preparativos para defenderse de San Martín o hasta para atacar el Cuyo, su momento de mayor esplendor fue entre 1816 y 1817 en la zona entre Santiago y Talca.85 A pesar de la fama y dedicación posterior demostrada por la cultura popular e historiadores, las guerrillas de Rodríguez fueron pequeñas, más similares a partidas de bandoleros como había sido José Miguel Neira que a una verdadera insurrección popular.99 Los famosos Neirinos llegaron a ser 60 bandoleros en su época dorada.100 Operativas primero en el valle de Colchagua, nunca pasaron de los dos centenares de hombres, pero suficientes para realizar acciones que generaron alarma en el gobernador Marco del Pont y dispersar a 3.000 hombres entre el Aconcagua y el Maule.101 102 Sus principales acciones buscaban fomentar el odio de la población local contra los españoles, provocar la deserción de los chilotes del ejército realista e inquietar a las autoridades coloniales.103 Muchos de estos guerrilleros se integraron posteriormente a los Húsares de la Muerte. Rodríguez se volvió un caudillo de gran prestigio y autoridad.104

Cruce de los Andes

Formaban la infantería del Ejército de los Andes 9 jefes, 124 oficiales y 2.795 soldados, de los siguientes batallones: N.º 8, al mando de Ambrosio Crámer; N.º 11, bajo el mando de Juan Gregorio de las Heras; N.º 7, al mando de Pedro Conde y el batallón N.º 1 de Cazadores, al mando de Rudecindo Alvarado. La caballería estaba formada por 4 jefes, 55 oficiales y 742 soldados del Regimiento de Granaderos a Caballo, comandando por José Matías Zapiola. La artillería estaba servida por un regimiento 16 oficiales y 241 soldados comandados por Pedro Regalado de la Plaza.
El 6 de enero de 1817, el Ejército de los Andes se puso en marcha desde el Campamento del Plumerillo con 14 jefes, 195 oficiales, 3.778 soldados.105Además formaban como auxiliares unos 1.200 milicianos encargados de las mulas de repuesto y del transporte de la artillería, y 120 barreteros de minas, 25 baquianos y 47 miembros de sanidad. El estado Mayor estaba conformado por 40 personas.106 107 En total 3.987 oficiales y soldados entrenados por más de dos años y apoyados por un personal de mantenimiento de 1.392 hombres;108 otras fuentes hablan de 5.423 personas, incluyendo a los jefes, con 10.600 mulas de silla y carga, 1.600 caballos, 700 reses y 16 piezas de artillería (cañones y obuses).109 110
En total el Ejército de los Andes se componía de más de 5.000 hombres111 (cuatro mil eran combatientes).112 De estos, tres a cuatro mil eran cuyanos82 más el aporte de chilenos exiliados en Mendoza. La tropa incluía 3.000 negros y mulatos esclavos y libertos (un millar de ellos destinados a la caballería).113Aunque algunos autores han menospreciado el aporte de los chilenos y negros al ejército sanmartiniano.114
El estandarte que acompañó a las tropas del ejército fue la Bandera del Ejército de los Andes, que contenía un escudo argentino sobre fondo azul y blanco.115 Esa bandera es la actualmente adoptada por la provincia de Mendoza.
El Ejército se dividía en seis columnas, que pasarían por seis pasos distintos. Dos columnas reunían la mayor parte del ejército, mientras las otras cuatro eran mucho menores, y su misión era confundir a Marcó del Pont sobre el verdadero lugar por el que cruzaría el grueso del Ejército.116
  • Por el Paso de Guana, en San Juan, cruzaron 200 hombres para tomar la ciudad de La Serena y el puerto de Coquimbo, al mando del teniente coronelJuan Manuel Cabot,117 pasando por TalacastoPismanta y el paso de Agua Negra. El 6 de febrero sorprendieron a una guardia realista, y días después se interpusieron entre Coquimbo y Santiago. Las autoridades de La Serena, escoltadas por una guarnición de 100 hombres, se retiraron hacia el río Limarí, en cuyas orillas fueron alcanzados por las fuerzas patriotas e intervinieron en dos pequeños combates, Barraza y Salala. Cabot tomó posesión de Illapel y La Serena el 25 de febrero.
  • Por el Paso del Portillo se desplazaron 55 hombres al mando del capitán José León Lemos, con una misión puramente distractiva.118 Pese a que no lograron capturar a la partida que los avistó en San Gabriel, cumplieron su misión y se incorporaron a la fuerza principal.
  • Por el Paso del Planchón cruzaron 100 hombres del ejército –80 infantes montados y 20 jinetes con 3 oficiales– y un grupo de emigrados chilenos voluntarios, al mando del teniente coronel Ramón Freire.119 Intentando convencer a los realistas de que eran la avanzada del grueso del ejército invasor, lograron una victoria cerca de Talca. Aunque no pudieron perseguir a los derrotados por el mal estado de los caballos de la expedición, Freire lograría capturar casi 2.000 hombres. Marcó del Pont envió a su encuentro unos 1.000 soldados, que no pudieron regresar a tiempo a Santiago al saberse que el avance del Ejército se producía por el norte de Santiago.
  • El 17 de enero de 1817 iniciaron 3.200 hombres el avance por el paso de Los Patos. El cuerpo estaba formado por la vanguardia al mando del brigadier general Estanislao Soler, el centro al mando del brigadier Bernardo O'Higgins, la escolta de granaderos al mando del alférez Mariano Necochea y la retaguardia al mando del teniente coronel Pedro Regalado de la Plaza, que conducía la maestranza del ejército. Las avanzadas de Soler lograron una pequeña victoria en Achupallas,120 y poco después otra en Las Coimas. El 8 de febrero ingresaron en San Felipe. El día 9 fue reconstruido el puente sobre el río Aconcagua y el comandante Melián avanzó con un escuadrón de granaderos hacia el oeste.
  • El avance por el Paso de Uspallata se inició el 18 de enero. Por esa ruta viajaban 800 hombres al mando del brigadier Las Heras, y el mayor Enrique Martínez, junto con casi toda la artillería y el parque, dirigidos por fray Luis Beltrán. Tras ser derrotadas sus avanzadas en los combates de Picheuta yPotrerillos, vencieron a la avanzadilla realista en Guardia Vieja.121 Llegaron a la ciudad de Los Andes el día 8 de febrero, tras un retraso de dos días ordenado por San Martín.
El 9 de febrero, ambas columnas se reunieron en el campamento de Curimón, cerca de la villa de Los Andes. Desde allí enviaron partidas exploratorias, que confirmaron que los realistas los esperaban en la Hacienda de Chacabuco.122 El ataque de múltiples columnas coordinadas sumado a las desinformaciones de agentes y el accionar de las montoneras impidieron la agrupación de las fuerzas realistas.85

Victoria de Chacabuco

La Batalla de Chacabuco, según el óleo de Pedro Subercaseaux.
Debido a la dispersión de sus fuerzas, a Marcó del Pont se le hizo muy difícil reunir un ejército, el que finalmente sería de 1.500 hombres, puesto a último momento al mando de Rafael Maroto.
San Martín dividió a las tropas disponibles en dos con el fin de emplear una táctica de pinzas por el frente y la retaguardia:
  • La 1.ª División o ala derecha al mando de Miguel Estanislao Soler que debía atacar por el oeste, estaba compuesta por los batallones N.º 1 de Cazadores y N.º 11, las compañías de Granaderos y Cazadores de los Batallones N.º 7 y N.º 8, el escuadrón N.º 4 de Granaderos, el escuadrón escolta del general en jefe y 7 piezas de artillería de 4" con 80 artilleros de dotación. Ascendía el total de esta columna a 2.100 hombres.
  • La 2.ª División o ala izquierda al mando de Bernardo O'Higgins debía atacar por el este; estaba formada por las compañías de fusileros de los batallones 7 y 8, los escuadrones restantes 1.º, 2.º y 3.º de Granaderos a caballo y 2 piezas de artillería de 4" con el resto del batallón de artillería. Ascendía el total de esta columna a 1.500 hombres.123
La batalla de Chacabuco comenzó en la madrugada del 12 de febrero. El plan de ataque de San Martín, consistente en dos asaltos simultáneos desde el oeste y el norte, fue alterado por O'Higgins, que atacó de frente antes de la llegada de la columna al mando de Soler. El ataque fue detenido por una eficaz defensa realista, hasta que San Martín logró reagrupar los hombres de O'Higgins con la reserva y lanzar un nuevo ataque. Con la carga de la división de Soler, después de unas 3 horas de combate, la batalla terminó con una aplastante victoria patriota.124 125 Los realistas sufrieron la pérdida de 600 muertos y 500 prisioneros, más toda la artillería, y los patriotas tuvieron 130 muertos y 180 heridos.126
Poco después de finalizar la batalla, San Martín dio cuenta de la victoria:
"En veinticuatro días hemos hecho la campaña; pasamos la cordillera más elevada del globo, concluimos con los tiranos y dimos libertad a Chile."José de San Martín.127
Posteriormente el general dirigió al Director Supremo argentino Pueyrredón el parte oficial de la jornada:
Excelentísimo Señor:

Una división de mil ochocientos hombres del ejército de Chile acaba de ser destrozada en los llanos de Chacabuco por el ejército de mi mando en la tarde de hoy. Seiscientos prisioneros entre ellos treinta oficiales, cuatrocientos cincuenta muertos y una bandera que tengo el honor de dirigir es el resultado de esta jornada feliz con más de mil fusiles y dos cañones. La premura del tiempo no me permite extenderme en detalles, que remitiré lo más breve que me sea posible: en el entretanto, debo decir a V. E., que no hay expresiones como ponderar la bravura de estas tropas: nuestra pérdida no alcanza a cien hombres.
Estoy sumamente reconocido a la brillante conducta, valor y conocimientos de los señores brigadieres don Miguel Soler y don Bernardo O’Higgins.
Dios guarde a V. E. muchos años. Cuartel general de Chacabuco en el campo de batalla, y 13 de febrero de 1817. Excelentísimo supremo director del Estado.

José de San Martín128
El 14 de febrero de 1817 el Ejército de los Andes entró en Santiago. Al tiempo de la fuga de Marcó del Pont se reunió la asamblea y fue elegido presidente interino don Francisco Ruiz Tagle. Los concurrentes declararon por aclamación que la voluntad unánime era nombrar a José de San Martín gobernador de Chile con omnímoda facultad, y así lo hicieron constar en el acta que se levantó y todos firmaron ante escribano público. El general fiel a sus instrucciones y a su plan político, se negó a aceptar el mando que se le ofreció, y convocó por intermedio del Cabildo una nueva asamblea popular a que concurrieron 210 vecinos notables. El auditor del ejército de los Andes, Dr. Bernardo de Vera y Pintado, reiteró públicamente la renuncia de San Martín, y fue aclamado en el acto el general O’Higgins Director Supremo del Estado de Chile, declarando Vera que la elección era del agrado del General San Martín. El nuevo Director nombró por ministro del interior a don Miguel Zañartu, carácter entero y decidido partidario de la alianza chileno-argentina, y en el departamento de guerra y marina al teniente coronel don José Ignacio Zenteno, secretario de San Martín. Su primer acto de gobierno, el 17 de febrero de 1817, fue dirigirse al pueblo en una proclama:129 130
"Ciudadanos: elevado por vuestra generosidad al mando supremo de que jamás pude considerarme digno es una de mis primeras obligaciones recordaros la mas sagrada que debe fijarse en vuestro corazón. Nuestros amigos los hijos de las Provincias del Río de la Plata de esa nación que ha proclamado su independencia como el fruto precioso de su constancia y patriotismo acaban de recuperaros la libertad usurpada por los tiranos. Estos han desaparecido cargados de su vergüenza al ímpetu primero de un ejército virtuoso y dirigido por la mano maestra de un general valiente experto y decidido á la muerte ó á la extinción de los usurpadores. La condición de Chile ha cambiado de semblante por la grande obra de un momento en que se disputan la preferencia el desinterés mérito de los libertadores y la admiración del triunfo. ¿Cuál deberá ser nuestra gratitud á este sacrificio imponderable y preparado con los últimos esfuerzos de los pueblos hermanos?. Vosotros quisisteis manifestarla depositando vuestra dirección en el héroe. ¡Oh! si las circunstancias que le impedían aceptar hubiesen podido concillarse con vuestros deseos yo me atrevería á jurar la felicidad permanente de Chile. Pero me cubro de rubor cuando habéis sustituido mi debilidad á la mano fuerte que os ha salvado. Instruíos de los antecedentes que vosotros mismos habéis formado para esta elección y os uniréis á mis sentimientos. Los de la unidad y concordia deben inflamar el espíritu de los Chilenos. Un olvido eterno de esas mezquinas personalidades que por sí solas son bastantes á hacer la ruina de los pueblos. Yo exijo de vosotros aquella confianza recíproca sin la cual el gobierno es la impotencia de la autoridad ó se ve forzado á degenerar en despotismo. No perder los laureles adquiridos con tantos sacrificios. Resolverse á no existir antes que dejarse oprimir otra vez del bárbaro español que perezca el último ciudadano en la defensa del precioso suelo en que vió la primera luz un reconocimiento eterno á sus libertadores un amor á la patria que sea el distintivo de todo Americano un zelo activo por la justicia y el honor un odio irreconciliable á los maquinadores de nuestra esclavitud hé aquí los sentimientos de vuestro director y los que han de hacer vuestro carácter si hemos de ser libres. Cooperad y seréis el ejemplo de la gratitud el terror de la tiranía y la envidia de la paz"
Santiago, 17 de febrero de 1817.
BERNARDO O'HIGGINS Miguel Zañartu, Secretario.131
O'Higgins en su carácter de "Director Supremo del Estado de Chile", confió en San Martín la creación del "Ejército Unido Libertador de Chile",132 una agrupación militar formada por las unidades del "Ejército de los Andes" más nuevas formaciones chilenas que se debían crear y entrenar. Como auditor del Ejército fue nombrado Bernardo de Monteagudo.
Se iniciaba el período conocido como la Patria Nueva.
A los pocos días de asumir como Director Supremo, O'Higgins envió al bergantín Águila, capturado en el puerto de Valparaíso, a rescatar a los patriotas desterrados en Juan Fernández.
El nuevo Director dirigió la atención del ejército contra las fuerzas realistas que actuaban en la región del río Itata.133 Poco después, el Ejército Unido comenzó una rápida marcha hacia el sur de Chile.

Patria Nueva

Campaña del Sur

Según Bartolomé Mitre en su Historia de San Martín el general rioplatense habría cometido el error de no atacar al enemigo en la noche que siguió a Chacabuco, permitiéndole reorganizarse. Tampoco persiguió a la tropa que se retiraba a Valparaíso, a pesar que O'Higgins le había aconsejado bloquear el camino que llevaba a Quillota.134 El no acabar con los fugitivos ni con los ocultos en los cerros cercanos ha sido considerado un fallo en el plan delLibertador, más de 1.600 realistas pudieron evacuar a Perú para volver en la expedición de Osorio y/o combatiendo posteriormente a la Expedición Libertadora del Perú.135 Sostienen algunos historiadores que aquello impidió que Chacabuco fuera la batalla decisiva de la guerra de independencia chilena.136 Sin embargo, el mayor descuido de San Martín fue ignorar los consejos que O'Higgins venía dándole desde sus negociaciones con el Directorio de Buenos Aires, es decir, avanzar inmediatamente sobre Concepción -ciudad, como ya se ha dicho, de larga tradición militar- sin darle tiempo a las tropas realistas que allí se habían retirado para reorganizarse.134 Esto permitió a los monárquicos atrincherarse en Talcahuano y formar numerosas guerrillas en el sur chileno capaces de hostigar a tal punto a las fuerzas del naciente Estado que no podrá lanzar la campaña al Perú sino hasta 1820.137
En marcha hacia Concepción, Las Heras fue atacado el 4 de abril en Curapaligüe, muy cerca de esa ciudad, por una fuerza realista enviada desde la ciudad por el general José Ordóñez. La victoria patriota obligó a los realistas a retirarse.138
En un primer momento se pensó sitiar las ciudades de Concepción y Talcahuano, pero Las Heras —consciente de su inferioridad numérica frente a los realistas comandados por Ordóñez— pidió refuerzos a O’Higgins, que partió en su ayuda a mediados de abril, al frente de 800 hombres.
El 5 de mayo, las tropas de O'Higgins y Las Heras fueron atacadas por el propio Ordóñez en el Cerro Gavilán. Los agresores fueron derrotados y se vieron obligados a evacuar Concepción, encerrándose en el puerto fortificado de Talcahuano.139
Tras varios meses en que los realistas permanecieron sitiados, O'Higgins pretendió asaltar Talcahuano. Organizada y dirigida por el general francés Miguel Brayer, la operación fracasó por completo, sufriendo los atacantes graves bajas.140
Empiezan a aparecer guerrillas formadas por indios y milicias de Chillán, Rere, Nacimiento y el Laja que hostigan a los patriotas.141

Segunda Invasión de Osorio

El virrey Pezuela envió 3.262 hombres a Talcahuano, al mando de Mariano Osorio, vencedor de Rancagua.142 Allí se unió a Ordóñez, que había resistido cerca de nueve meses los ataques independentistas en Talcahuano con 1.600 hombres.143 Lo más probable es que los realistas en aquellos momentos no tuvieran más de nueve mil hombres en Chile:144 145 4.000 soldados traídos desde Perú por Osorio,146 2.000 atrincherados en Talcahuano a cargo de Ordóñez,146 1.000 en Valdivia147 y 2.000 en Chiloé.148 Sin embargo, estaban demasiado distantes entre sí, incapaces de ayudarse mutuamente a tiempo, un problema común sucedido a todos los ejércitos realistas en América.149 Las fuerzas de Osorio y Ordónez no podía contar con los chilotes y valdivianos por lo que deberían avanzar solas al norte para tomar Santiago como en 1814. Aunque se ha llegado a hablar de que las tropas que participaron de la ofensiva llegaban a las siete mil150 por las cifras anteriormente presentadas y la necesidad de dejar guarniciones en Concepción, Talcahuano y otras urbes a su paso su número probablemente no superaba las cinco mil.151
Mientras San Martín reclamó entonces a O'Higgins que se reuniera con él en el río Maule, mientras la población civil de Concepción abandonaba la ciudad. O'Higgins ordenó una táctica de tierra arrasada, hasta cincuenta mil personas, familias completas con sus ganados y todo lo que podían cargar debieron migrar al norte, todo lo que quedaba atrás era incendiado.152 El ejército reunido por ambos, el Ejército Unido sumaban 9.000153 hombres (4.100 del de los Andes y 4.700 del de Chile)154 de las que unos 8.000155 participaron del inicio de la campaña.
O’Higgins levantó el asedio y se retiró a Talca, donde aprobó el Acta de Independencia de Chile, fechada el 12 de febrero de 1818, al año exacto de la Batalla de Chacabuco.156

Sorpresa de Cancha Rayada

A poco de reunirse las divisiones del Ejército patriota, el general Ordóñez convenció a Osorio de atacar el campamento patriota en la noche del 19 de marzode 1818. La Batalla de Cancha Rayada fue una victoria de los realistas, que consiguieron dispersar por completo a las fuerzas patriotas.
Cuando la noticia de la derrota llegó a Santiago, la desmoralización fue general y se llegó a pensar en una segunda edición de la derrota de Rancagua.157 En ese momento apareció en Santiago el coronel Manuel Rodríguez, que asumió momentáneamente el gobierno. Poco después lo reasumía O’Higgins, herido en Cancha Rayada.158
Pronto se supo que el desastre no había sido completo: las bajas realistas habían sido mayores que las de los patriotas, y muchas fuerzas del Ejército Unido –especialmente unos 1.500 hombres conducidos por Las Heras–159 habían podido retirarse en orden. Con ayuda de Beltrán, San Martín reequipó y reorganizó el ejército. Apenas quince días más tarde estuvo en condiciones de dar batalla nuevamente.160

Victoria de Maipú

El día 5 de abril, en los llanos de Maipú a unos 10 km al sur de Santiago, se encontraron 5.000 realistas con 12 piezas de artillería159 contra 5.000 patriotas con 21 piezas de artillería.161 San Martín organizó a su ejército en una posición elevada esperando el ataque español.
La batalla se inició con el fuego de la artillería patriota de Manuel Blanco Encalada, seguido de la carga general de las tropas de San Martín. Los españoles parecían estar triunfando cuando San Martín lanzó la reserva en una dirección oblicua, una acción que revirtió la situación. Los Granaderos a Caballo apoyaron a Las Heras, que barrió la posición realista.
Tras la huida de Osorio, un resto del ejército realista, dirigido por Ordóñez, se refugió en la hacienda deLo Espejo. Hasta allí lo fue a buscar el general Las Heras, apoyado por unos 1.000 hombres que acababa de llevar O'Higgins –aún herido– desde Santiago.162 La artillería patriota completó la masacre de los realistas, hasta que Ordóñez decidió finalmente rendirse.
Apenas terminada la batalla, San Martín y O'Higgins se encontraron en el Abrazo de Maipú. El ejército realista había perdido 2.000 muertos y 2.463 prisioneros, contra 1.000 bajas patriotas, entre muertos y heridos.163 Fue la batalla más sangrienta de las guerras de independencia de la Argentina y de Chile. Osorio se retiró como pudo con mil hombres bajo el acoso constante de la caballería independentista hasta Concepción.164
Tras la victoria rebelde en Maipú el virrey del Perú se preparó para enviar una nueva expedición a Chile. El 4 de mayo se tomó la decisión en una reunión con sus generales pero cuando intento llevarla a cabo le resultó muy difícil conseguir los recursos y tropas para la expedición, las noticias del desastre reciente no ayudaron mucho al entusiasmo para conseguir voluntarios y la necesidad de defender otros frentes (el general José de La Serna combatía en el Alto Perú con 9.000 hombres y el brigadier Mariano Ricafort vigilaba desde Arequipa la costa entre Pisco y Arica de un posible ataque anfibio desde Chile con otros 2.000) impidieron el envió de unidades ya operativas. El virreinato estaba hasta el límite de sus recursos y Pezuela tuvo que solicitar la ayuda deJuan de Sámano, virrey de Nueva Granada, el general Pablo Morillo, que combatía en Venezuela y al capitán general de CubaJosé María Cienfuegos Jovellanos, sin que estos pudieran ayudarle.165 Todos estaban ocupados, la América española estaba en guerra en todas partes.

Fusilamiento de Juan José y Luis Carrera

Desplazado del mando en octubre de 1814 por San Martín Carrera fue enviado a Buenos Aires donde consiguió la ayuda de Carlos María de Alvear, amigo personal y enemigo de San Martín. Todo se veía a su favor cuando en enero del año siguiente Alvear fue nombrado Director supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata pero el 20 de abril el Cabildo de Buenos Aires lo obligo a renunciar y Carrera, viendo que no conseguiría nada en el Río de la Plata, migro a los Estados Unidos.
Ahí consiguió ayuda financiera y política volviendo a Buenos Aires el 9 de febrero de 1817 con una flotilla de cuatro naves con numerosos soldados y armamento pero poco después de atracar fue arrestado y su flotilla decomisada, sin embargo, gracias a la ayuda de algunos contactos consiguió escapar aMontevideo, ocupada por los portugueses desde el 20 de enero del mismo año (Invasión luso-brasileña), donde preparo y publico su famoso Manifiesto a los Pueblos de Chile (4 de marzo de 1818).
Por su parte sus hermanos menores, Juan José y Luis estuvieron inicialmente en prisión o como prófugo respectivamente pero al poco tiempo de la fuga de José Miguel a Montevideo quedaron libres de toda persecución por lo que empezaron a conspirar para volver a Chile y arrestar a O'Higgins y San Martín con apoyo de sus partidarios, en especial Manuel Rodríguez.
Durante agosto de 1817 los conspiradores empezaron a viajar por separado y en distintos momentos a Chile pero Luis fue arrestado en Ciudad de Mendoza y Juan José en San Luis. El resto de sus aliados fue arrestado en Chile en el verano de 1818 pero fueron poco después puesto en libertad en su mayoría, incluido Rodríguez. Mientras que los hermanos Carrera quedaron en prisioneros en Mendoza donde fueron acusados de provocar la sublevación de los prisioneros por lo que fueron catalogados de traidores. Fueron fusilados el 8 de abril. En cuanto a Rodríguez, fue asesinado cerca de Til Til, el 26 de mayo de 1818.

Ocupación de las ciudades del Centro-Sur

Pese a la contundente derrota sufrida, los realistas lograron reunir algunas partidas de su ejército —dirigidas en un primer momento por Osorio— a lo largo de las líneas del río Ñuble, sin que San Martín se apurara a destruirlas. Sólo a mediados de mayo envió a su encuentro una parte de los Granaderos, comandados por José Matías Zapiola, que alcanzaron algunas victorias menores pero fracasaron en ocupar Chillán,166 urbe con un fuerte apoyo al Rey y donde se organizaron muchas de las montoneras realistas del final del conflicto.167
El 18 de mayo de 1818 zarpó desde Cádiz una expedición de nueve168 u once buques de transporte y uno de guerra, la fragata María Isabel, en su mayoría de origen ruso y de mala calidad,169 trasladando hacia Chile algo más de 2.000 hombres170 (2.500 a 3.000 según fuentes de la época).171 Su partida era ya tardía, en tanto que Osorio apenas podía contar con algo menos de mil hombres. La traición de los marineros y soldados de uno de los buques —el transporteTrinidad, que ancló en Buenos Aires—172 permitió a las autoridades conocer los pormenores de la expedición, incluyendo el sistema de señales de la flota y el lugar y fecha en que se reunirían después de ingresar al Océano Pacífico. Estas noticias fueron enviadas a Chile junto con dos bergantines en agosto,173tras la llegada de la información O'Higgins ordenó de inmediato avanzar contra Talcahuano para impedir la reunión de la flotilla realista ahí anclada con la expedición.169 Para septiembre el gobierno chileno había organizado una escuadra de cinco naves con 118 cañones y 1.206 hombres al mando del capitánManuel Blanco Encalada en Valparaíso.174 El 9 de octubre la escuadra zarpó en dirección a Talcahuano, donde arribó el día 26. Ahí Blanco Encalada se enteró de que cuatro días antes Dionisio Capaz, jefe de la expedición había llegado con la fragata Reina Santa María y tres transportes a la isla Santa María.175 Conocedor que durante su viaje la expedición realista se había dispersado Blanco Encalada aprovecho de capturar a cada navío o grupo de estos por separado entre Talcahuano y la isla Mocha entre el 28 de octubre y el 22 de noviembre.176
Los pedidos de ayuda de Osorio a Pezuela no fueron escuchados, y el 8 de septiembre las fuerzas de línea fueron embarcadas hacia el Callao.177 Se llevó consigo a 729 regulares a los que se le suman 980 personas entre la tripulación de los cinco barcos, empleados, mujeres y hasta presos. Pérdida importante, ya que cuando había conseguido volver a Talcahuano tras Maipú, el 16 de julio, le quedaban apenas 2.161 hombres entre los sobrevivientes y las guarniciones del sur que pudo reunir.178 Otras fuentes rebajan el número de sobrevivientes de la malograda expedición a 689 soldados que partieron con Osorio, con Sánchez quedarían 1.618 chilenos, principalmente sobrevivientes de las triunfantes unidades de 1813-1814. Solo 408 cuentan con fusiles y 114 lanzas al partir el vencido general español.179 De allí en adelante, la defensa de la causa del rey en Chile estaría en manos de las partidas irregulares de origen chileno, que continuarían una guerra de guerrillas.

Campaña Naval

Guerra a Muerte

Las fuerzas chilenas siguieron la lucha contra las fuerzas irregulares realistas a lo largo de los meses siguientes, en la llamada "guerra a muerte".180 Las fuerzas rioplatenses no participaron en estas campañas, ya que se concentraron en el norte del país o pasaron de regreso a las Provincias Unidas, para preparar la campaña libertadora del Perú.
La última fase del conflicto se caracterizó por el uso de montoneras irregulares por parte de la causa del Rey formadas por indios e inquilinos181 en recibir refuerzos del Perú para reemprender otra campaña de guerra regular167 cometiéndose por ambas partes toda clase de crueldades.182 En efecto el estilo de la lucha era muy distinto al llevado a cabo en el Valle Central: en vez de grandes batallas entre ejércitos regulares se efectúan saqueos, incendios, robos y emboscadas por doquier de parte de grupos paramilitares y guerrillas formadas por campesinos, ex-soldados, indios, bandidos y personajes fronterizos deseosos de mantener el status quo colonial167 logrado tras más de un siglo de paz y parlamentos casi sin interrupciones183 al que los indios se sentían obligados a respetar.184 Así por ejemplo, milicias llamadas patrullas volantes cometieron toda clase de vejaciones en territorio araucano protegidas por el ejército.183
Debido a esto último la mayoría de las tribus araucanas peleo por el bando del Rey. Clave en convencerlos fue el papel de los influyentes capitanes de amigos, mediadores entre españoles y araucanos que existieron hasta fines de la centuria.36 Además a esto hay que unir el factor religioso, Mariluán, cacique arribano muy poderoso e influyente era católico practicante185 y los misioneros franciscanos ejercían una fuerte influencia sobre él, en especial, porque los caciques tendían a enviar a educar a sus hijos.186 Los padres de hecho, ejercían una gran influencia en todos los personajes fronterizos.183 El 24 de octubrede 1811 se realizó un parlamento en Concepción al que asistieron solamente trece caciques, en el cual se les comunicó por parte del gobernador el cambio de gobierno y la solicitud de apoyo, solamente los nagches (abajinos) y lafkenches (costinos) se comprometieron con las nuevas autoridades.187 Sin embargo, en otro parlamento llevado a cabo en Chillán por Gaínza el 3 de febrero de 1814, que se comprometieron a respetar los acuerdos alcanzados en el pasado (en especial el de Negrete) y la frontera del Biobío, por lo que pehuenches, wenteches (arribanos), boroanos y costinos cuando fueron llamados a defender la causa realista movilizaron a sus guerreros.188 Los arribanos aportaron seis mil, los abajinos tres mil y los pehuenches más de un millar.189 En su marcha al norte los realistas incorporaron algunas partidas indígenas que consideraron podían serles útiles pero solo tras su victoria en Rancagua se ganaron el definitivo apoyo de la mayoría de las tribus.190 Hay que mencionar que también San Martín busco congeniarse con los indígenas, convoco un parlamento el30 de septiembre de 1816 donde asistieron 2.000 pehuenches para obtener seguridad y guía para atravesar la cordillera y en su famoso cruce de los Andes lo acompañaron 200 puelches.191
Por su parte el cacique abajino Venancio Coñuepán permaneció a su vez toda la guerra del lado independentista.192 Igual que su rival, el también abajino Lorenzo Colipí, con quién disputaba los privilegios que les daba el ejército chileno193 y ambos eran enemigos irreconciliables de Francisco Mariluán, jefe entre los arribanos.191 Colipí también tuvo un inacabable conflicto con Juan Mangin Hueno, cacique arribano, ambos se disputaban la hegemonía de la Araucanía.194

Primeras campañas de Vicente Benavides

Tras el embarco de Osorio y las tropas regulares al Perú quedaron en Concepción y Talcahuano al mando del coronel Juan Francisco Sánchez 1.100195 a 1.500196 sobrevivientes, reforzados por 700 tropas traídas por la fragata María Isabel196 bien entrenados y equipados. Poco después fue capturada197 el 28 de octubre de 1818. Deseosos de acabar de una vez por todas con los realistas el coronel José Matías Zapiola fue enviado con tropas desde Talca hacia el sur. Este partió el 7 de noviembre de Parral con 400 soldados.198 En su ofensiva tomó Chillán el día 13 pero temiendo una contraofensiva enemiga ordenó retroceder a sus tropas hasta el Maule, abandonando Chillán el 15 y dejando desguarnecida la zona entre el Perquilauquén y el Biobío.199 La guarnición de Chillán al mando del teniente coronel Clemente Lantaño, compuesta por 700 hombres, en su mayoría guerrilleros, evacuo la ciudad en dirección a Los Ángeles con la mayoría de la población.198
El 18 de noviembre Sánchez ordeno la retirada de Concepción a Los Ángeles tras saber de la caída de Chillán acompañado de 1.600 hombres200 y cientos de civiles. Ahí supo ganarse el apoyo local y lanzó una ofensiva hasta el Maule199 (recuperando así Chillán Lantaño con 600 tropas)201 aprovechándose de la actitud de Zapiola lo que motivo una contundente respuesta de parte de O'Higgins. Llegado a Parral el 22, tras perder más de cien hombres entre muertos y desertores,202 Zapiola fue relevado del mando por Freire, quién logró organizar más de 1.600 hombres para detener a Sánchez y hacerlo retroceder hasta el sur del Itata.196
Finalmente durante la segunda mitad de diciembre asumió el mando del ejército patriota del sur el brigadier Antonio González Balcarce quién trajo consigo numerosos refuerzos. Si bien la campaña se demoró por problemas de salud de Balcarce el 15 de enero de 1819 un ejército patriota de 4.000 unidades avanzo a Chillán forzando a los realistas a retroceder a Los Ángeles.196 A partir de ahí los republicanos dividieron sus fuerzas en dos: Freire avanzo hacia Concepción con la menor parte de sus fuerzas y Balcarce en cambio continuo su persecución, cruzando el río Laja el día 17 forzando a Sánchez a evacuar sus fuerzas en dirección a Valdivia. Estas compuestas eran una mezcla variopinta de elementos, soldados regulares y milicianos a los que se les sumaban bandas de bandoleros e indios que aprovecharon la falta de un gobierno fuerte en la zona para dedicarse al robo. Sánchez, inteligentemente, supo atraerlos a su causa.197 Enterado de que tras apoderarse de Concepción los republicanos marchaban a aplastarlo, Sánchez intento cruzar el Biobío pero fue atacadomientras lo intentaba el 19 de enero. Las tropas realistas en fuga eran 2.000 perseguidos por 3.000 hombres al mando de Balcarce203 (a los realistas los acompañaban dos mil civiles).204 Perdió a muchos de sus hombres pero con los restantes logro retirarse a Angol y de ahí hacia Tucapel, donde celebro un parlamente con los caciques araucanos locales que le prometieron su apoyo. Las fuerzas republicanas del brigadier Balcarce tomaron Los Ángeles el 20 de enero pero agotadas decidieron no perseguir a sus enemigos.205 El 31 terminaba su avance tras ocupar Nacimiento.206 Por su parte Freire había seguido su campaña sin encontrar mayor resistencia que algunas guerrillas enemigas207 hasta que entro el día 25 en Concepción, el lugar estaba casi despoblado, sin gobierno y todas las propiedades que quedaban eran víctimas del robo de delincuentes.
Durante la marcha al sur una buena parte de los realistas habían desertado lo que habría sido total de no ser por la intervención de Vicente Benavides, quién logró reanimar a sus compañeros.196 Quedaban entonces cerca de mil realistas, mal armados, vestidos y con la moral por el suelo.208 Benavidez convenció a Sánchez de no rendirse y continuar la guerra con todos los medios a su disposición. El 6 de febrero en Tucapel Viejo Benavidez era nombrado comandante militar de las tropas realistas de La Frontera confiriéndole altos poderes.208 En tanto que Balcarce, considerando a los realistas vencidos decidió volver con el grueso de sus fuerzas a Santiago dejando a Ramón Freire como intendente de Concepción con una pequeña guarnición.199 Sánchez por su parte, siguió retrocediendo con el resto de sus regulares hasta llegar a Valdivia a fines de marzo.
Rápidamente Benavidez reunió las tropas realistas dispersas en la región y sublevó la guarnición del fuerte de Santa Juana, donde estableció su cuartel general. Designó como su segundo al mando a Juan Manuel Picó, logró alzar a la mayoría de las tribus indígenas y bandoleros, a los que daba como paga el botín de los saqueos.209 A partir de entonces inicio sus correrías, calificadas de extremadamente sanguinarias.205 En junio disponía de 800 jinetes apodados los Dragones de la Nueva Creación.205 El 19 de julio saqueo Tucapel, matando a los hombres y ancianas, raptando a las mujeres. Para capturarlo el coronelPedro Nolasco Victoriano a cargo de Chillán tomo la mayor parte de su guarnición en una expedición a Tucapel, Benavidez aprovecho entonces de atacar la ciudad el 18 de septiembre pero los habitantes de la misma lograron defenderla con éxito.210 Cuando Victoriano lo supo fue tras el caudillo realista, derrotándolo en Quilmo al día siguiente. La derrota no desalentó a Benavidez o a Picó. Poco después saqueo Nacimiento y Rere mientras Picó era enviado al Perú a conseguir refuerzos y armamento para la reconquista del país.211
Al poco tiempo el caudillo envió a un mensajero a negociar el intercambio de su esposa, Teresa Ferrer, presa en Concepción por Freire cuando intentaba espiar los movimientos de las tropas republicanas, por 30 prisioneros capturados en Nacimiento y Rere. Freire acepto, pero cuando Ferrer fue devuelta a su marido este hizo asesinar a los prisioneros y a la escolta que iba por ellos.211 Enterado de esto, Freire salió en persecución de Benavidez pero este rápidamente retrocedió a Arauco. Decidió establecer una serie de guarniciones para vigilar la comarca mientras el realista se reorganizaba sus fuerzas, reclutando más hombres a la espera del retorno de Picó.212

Auge de Benavides

Con las nuevas traídas por Picó desde Perú Benavides volvió a sentirse con la fuerza suficiente como para reiniciar sus guerrillas. Su lugarteniente había traído consigo también gran cantidad de armamento y dinero además de nombramientos y condecoraciones para los líderes realistas.213 Por el lado de los republicanos la cosas iban de mal en peor, se producían frecuentes motines, divisiones internas entre carrerinos y o'higginistas que se sumaban a la falta de tropas en el sur.205
Debido a la delicada que era su situación Freire viajo a Santiago para pedir refuerzos personalmente. Pero solo recibió, aparte del ascenso a general de brigada, una compañía de granaderos a caballo. Las fuerzas patriotas quedaban en La Frontera distribuidas así:214
  • En Los Ángeles: el brigadier Pedro Andrés del Alcázar con un batallón más algunos cañones.
  • En Tucapel: el teniente coronel Carlos O'Carroll con dos escuadrones de dragones a caballo.
  • En Yumbel: un escuadrón de caballería.
  • En Concepción: el coronel Rivera con dos batallones de infantería más alguna artillería
  • En Talcahuano: una compañía de infantería.
Conocedor que su enemigo merodeaba por Los Ángeles Freire dispuso proteger el pueblo reforzando su guarnición con tropas del coronel O'Carroll, tropas de Yumbel y los refuerzos del norte traídos por el coronel Benjamín Viel. Estas tropas se concentraron en Rere para marchar a Los Ángeles, sabedores de la cercanía de una gran concentración de enemigos en la zona del Laja.215 El 22 de septiembre fueron emboscados a orillas del Laja y O'Carroll fue capturado. Viel y algunos jinetes lograron abrirse paso y llegar a Concepción. O'Carroll fue fusilado poco después.
De esta manera quedaba Alcázar aislado en Los Ángeles sin posibilidades de recibir ayuda. Si Benavides se apoderaba de dicha plaza todas las tierras al sur del Biobío quedarían bajo su absoluto dominio.216 Para Alcázar la situación empeoraba cada día más. Era hostigado continuamente por los realistas y se le agotaban sus suministros. Consciente de que un ataque a gran escala se estaba gestando para cualquier día decidió evacuar a población y sus tropas a Chillán.217 Una columna salió de Los Ángeles en dirección al norte, compuesta por 500 soldados y más de 1.000 ancianos, mujeres y niños. Benavides reaccionó al instante, sus fuerzas empezaron a seguir a la columna esperando el momento y el lugar precisos para atacar. Pero no solo eso, envió agentes dobles que convencieron a Alcázar de desviarse del camino seguido usualmente e ir al vado de Tarpellanca, junto al Laja. Cuando los patriotas estaban en pleno cruce del río Benavides atacó. El comandante realista ofreció a Alcázar perdonar a los civiles si se entregaba, a lo cual el brigadier desesperanzado accedió. Tras esto Benavides ataco y masacro a los civiles delante de Alcázar para luego proceder a lancearlo. A la tropa sobreviviente se le ofreció cambiarse de bando o morir, lo que fue aceptado por la mayoría.
Tras esto Benavides controlaba toda La Frontera excepto el litoral y sus fuerzas llegaban a los 1.800 soldados regulares, 3.000 milicianos y no menos de 2.000 jinetes araucanos.218 Tras dichos éxitos y con sus fuerzas tan poderosas decidió acabar con el mismo Freire y apoderarse de Concepción mientras simultáneamente lanzaría ataques a Chillán y San Carlos. A finales de septiembre, mientras sus montoneras tomaban sus objetivos secundarios Benavides mismo marchaba con el grueso de sus fuerzas a Concepción, ciudad que ocupo el 2 de octubre. Tras esto decidió asediar Talcahuano, puerto clave para abastecerse y donde se había refugiado Freire y el grueso de sus tropas.219
Conocedor de su delicada situación y sabedor de que los refuerzos pedidos a Santiago llegarían demasiado tarde Freire decidió lanzar un ataque sorpresivo para aliviar el cerco que sufría el puerto. En él combate de Las Vegas de Talcahuano (25 de noviembre) pudo darse cuenta de la mala calidad de las tropas realistas por lo que decidió lanzar un ataque masivo dos días después, sorprendiendo a Benavides, este rápidamente reaccionó y la batalla se hizo muy disputada. Solo cuando las antiguas tropas de Alcázar decidieron cambiar nuevamente al bando patriota esta se definió como una decisiva victoria republicana.220
El caudillo alcanzó a huir pero con sus fuerzas destrozadas completamente. Freire sin embargo, no aprovecho su oportunidad para acabar con él de una vez por todas y entró en negociaciones, lo que le dio la oportunidad de rearmar y reorganizar su ejército.

Ocupación de las ciudades del Sur

El gobierno chileno había realizado grandes esfuerzos en equipar su nueva escuadra, proveyéndola de municiones y víveres, pero no lograba encontrar buenos marineros y oficiales. Bajo el mando de Manuel Blanco Encalada, en la escuadra chilena reinaba la indisciplina.221
Thomas Cochrane, comandante de la Escuadra Chilena.
El coronel Álvarez Condarco, enviado a Londres, contrató al marino Thomas Cochrane, para dirigir la escuadra chilena en formación. Este último llegó a Chile en noviembre de 1818.
En septiembre de 1819 zarparon de Valparaíso con rumbo al Callao cinco buques comandados por Cochrane. El puerto estaba defendido en tierra por 2.000 hombres y 128 cañones,222 y por mar mediante cinco buques. Tras fracasar en un ataque con cohetes, capturó la goleta Moctezuma. Desde allí navegó hacia el norte, donde el general Miller ocupó unos días la ciudad de Pisco.
De regreso al sur con dos buques, Cochrane atacó la ciudad de Valdivia, que permanecía en manos realistas y funcionaba como cuartel general de los españoles en el sur. Perdió uno de los buques en un naufragio, pero con la Moctezuma y la tripulación de ambas atacó los fuertes que guarnecían la ciudad. Avanzando de fuerte en fuerte, logró llegar a la ciudad, que capturó el 4 de febrero de 1820; hecho conocido como la Toma de Valdivia.
Posteriormente enviaría una pequeña fuerza a cargo de Jorge Beauchef para ocupar la ciudades ubicadas más al sur de Valdivia, (entre ellas Río Bueno y Osorno), y para perseguir al ejército realista que huía desde Valdivia hacia Chiloé); lo cual permitiría que al año 1822 sea definitivamente anexado el territorio del Gobierno de Osorno al territorio Chileno. Posterior a ello, se enfrentarían ambos ejércitos en el combate de El Toro, en marzo de 1820.223 224 Igualmente desde Valdivia, Cochrane se dirigió a Chiloé; pero fracasó en un ataque terrestre a Ancud y por ello debió regresar.
Así para el año 1820, luego del combate de El Toro, se consolidaba igualmente la presencia chilena en la región sur, salvo aún en Chiloé.225

Expedición Libertadora del Perú

En mayo de 1818, el Ejército Unido se instaló en Quillota, donde fueron adiestrados un total de 5.000 efectivos,226 cifra que se fue reduciendo debido a enfermedades y deserciones. Según San Martín era necesario organizar un cuerpo bien apertrechado, disciplinado y entrenado de 3.400 infantes, 200 jinetes, 300 artilleros y 100 zapadores con víveres para cinco meses, armas, animales, etc.227
En enero de 1820 las fuerzas de la República de Chile sumaban en total 10.000 unidades228 de los que 4.800 (308 oficiales) se sumaban a la fuerza expedicionaria,229 de los que 4.000 eran chilenos (pero 40% de los oficiales eran argentinos).230 Por su parte, las fuerzas que deberían enfrentar en la costa peruana al mando del Virrey se pueden estimar en alrededor de 7.000.231 Por otra parte, durante el año pasado San Martín fue informado que él Directoriodeseaba que volviera con el Ejército de los Andes a apoyar en la campaña contra José Gervasio Artigas, orden que fue protestada por San Martín ya que significaba interrumpir su campaña al Perú.232 Por eso el 9 de abril de 1819 fue autorizado a dejar dos mil hombres en Chile y enviar al otro tanto a Mendoza, pero seis días después llegó una nueva orden que ordenaba que la totalidad de sus cuatro mil soldados se sumaran al Ejército del Tucumán. Sin embargo, algo con lo que no contaba el Directorio era que debido a las fuertes bajas sufridas previamente el Ejército de los Andes había tenido que reclutar chilenos para recompensar sus fuerzas, tantos que para esa época representaban dos tercios de la tropa.232 Enterados de que serían enviados a combatir en las guerras civiles argentinas el número de desertores aumento vertiginosamente. Al llegar el invierno apenas 1.253 hombres llegaron a Mendoza y 2.168 seguían en Chile.
En ese momento comenzaron a llegar las órdenes del Directorio argentino, de trasladar el Ejército de los Andes a Buenos Aires para luchar contra los federales. San Martín no respondió, y en carta a O'Higgins explicaba:
"Se va a cargar sobre mí una responsbilidad terrible, pero si no se emprende la expedición al Perú, todo se lo lleva el diablo".

Carta de san Martín a O'Higgins, 9 de noviembre de 1819.233
De todos modos, la falta de apoyo económico desde Buenos Aires causó un retraso de muchos meses a la partida de la expedición. Por otro lado, la desobediencia de San Martín le acarreó el cese de la ayuda económica de parte de su gobierno, de modo que el gobierno chileno debió hacerse cargo de toda la financiación, por medio de préstamos tomados en Gran Bretaña y los Estados Unidos.234
Disuelto el gobierno rioplatense, el Ejército de los Andes quedó sin un gobierno del cual depender. San Martín presentó su renuncia en una nota a los jefes del Ejército el 26 de marzo de 1820. Los oficiales rioplatenses se reunieron el 2 de abril en la ciudad de Rancagua y labraron un acta en que declaraban que
"(...) la autoridad que recibió el señor jeneral para hacer la guerra a los españoles i adelantar la felicidad del pais no ha caducado ni puede caducar, porque su oríjen, que es la salud del pueblo, es inmudable (...)"
Ratificada su autoridad, San Martín y el Ejército de los Andes emprendieron la expedición al Perú junto a las fuerzas chilenas.235
El 20 de agosto de 1820 zarpó rumbo al Perú una escuadra compuesta por 25 naves, de las cuales 8 de guerra y 17 de transporte, tripuladas por 1.740 marinos. Entre los buques estaba la "Argentina", al mando de Bouchard, que transportó 500 hombres, incluidos los Granaderos a Caballo.
El ejército constaba de 4.118 soldados y 296 oficiales, de los cuales unos 750 eran rioplatenses. Estaban organizados en dos divisiones, una llamada "De Chile" y otra "De Los Andes",236 y contaban con 25 piezas de artillería.
La expedición zarpó de Chile e inició sus campañas en el Perú bajo una bandera que era una variante de la Bandera de Chile, que en lugar de una estrella ostentaba tres.237 238
El 8 de septiembre se produjo el desembarco en la playa de Paracas, cercana a la villa de Pisco, desde donde San Martín lanzó la primera proclama al pueblo peruano.239
El virrey Pezuela tenía bajo su mando unos 20.000 soldados distribuidos por todo el virreinato, de los cuales la mayor parte defendían Lima y el Alto Perú.240 De modo que la estrategia de San Martín, al desembarcar con poco más de 4.000 hombres, no era atacar de frente, sino desgastar y desprestigiar a su enemigo. Por ello se propuso demostrar que podía atravesar el Perú con parte de su ejército y con el resto establecerse donde quisiera.
Envió una división al mando del general Juan Antonio Álvarez de Arenales a internarse en la Sierra, llevando consigo al Batallón N.º 11 del Ejército de los Andes al mando de Román Deheza, al Batallón N.º 2 de Chile bajo el mando de José Santiago Aldunate, a los Granaderos a Caballo comandados por Juan Lavalle y dos piezas de artillería.
Por su parte, San Martín se reembarcó y se trasladó por mar a Huaura, al norte del Perú, donde inició negociaciones diplomáticas con el virrey.
Al producirse el desembarco patriota, el coronel Manuel Quimper, comandante de la costa del Sur del Perú, se retiró hacia el sur, pero fue derrotado en tres combates: por Rufino Guido en Palpa el 7 de octubre, una semana más tarde, en Nazca por el teniente coronel Manuel Patricio Rojas, y el día 15 en Acarí, donde fue capturado Quimper.
Arenales cruzó la Cordillera y el 24 de octubre ocupó sin combatir la ciudad de Huamanga. Tras derrotar a una fuerza secundaria en el puente de Mayoc, disolvieron una división enemiga en la cuesta de Jauja. El 23 de noviembre, en Tarma –Departamento de Junín– Rojas consiguió dar alcance al intendente deHuancavelica, Juan Montenegro, tomándolo prisionero y quitándole seis cañones, 500 fusiles y 50.000 cartuchos.
El 6 de diciembre de 1820, Arenales destruyó completamente a la división del general Diego O´Reilly en la Batalla de Pasco. Los realistas sufrieron 83 muertos y 400 cayeron prisioneros, entre estos últimos toda la caballería dirigida por Andrés de Santa Cruz, que se pasó a los patriotas después de la batalla.
El 8 de enero de 1821, la división de Arenales se reincorporó al Ejército Unido. Varias provincias de la Sierra habían sido ocupadas, pero no quedaron ejércitos para asegurarlas. Algunos oficiales, entre los que se destacó el fraile exclaustrado José Félix Aldao, organizaron montoneras que podían resistir con una acción de guerrillas.
A pesar de que el territorio recorrido no quedaba asegurado, la campaña debilitó militarmente al virrey Pezuela y lo desprestigió políticamente.241 242 Como consecuencia de las demostraciones de poder de San Martín, y disgustados los oficiales realistas de extracción liberal con la orientación absolutista de Pezuela, lo derrocaron el 29 de enero de 1821, sustituyéndolo por el general De La Serna.243

Independencia del Perú

El Batallón Numancia se pasa a los patriotas.
Mientras tanto, la ciudad de Guayaquil,244 y poco más tarde Trujillo,245 se pronunciaron por la independencia, dejando casi todo el norte del país en manos de los aliados de San Martín.
Aumentando la presión sobre el nuevo virrey, Arenales partió en una segunda expedición a la Sierra, y el inglés Guillermo Miller desembarcó en las costas del sur peruano.88 Simultáneamente, San Martín desembarcó en Ancón, más cerca de Lima, y lanzó sucesivas expediciones de exploración sobre esa ciudad, mientras realizaba nuevas negociaciones de paz con De la Serna a fines de abril. San Martín no aceptaba otro resultado que la independencia del Perú, lo cual era inadmisible para De la Serna, de modo que no hubo acuerdo, pero sí intercambio de prisioneros.246
La columna de Miller desembarcó en Arica y se trasladó a Tacna, donde reunió un contingente de voluntarios peruanos. El 22 de mayo venció a las tropas de José Santos La Hera en la batalla de Mirave y posteriormente regresó a Lima.247 Las fuerzas que dejó en el sur del Perú serían derrotadas en la batalla de Ica, en abril del año siguiente, debiendo los independentistas abandonar esa región.248
El alzamiento del batallón realista "Numancia" —integrado por venezolanos— a favor de la independencia y la captura del buque más poderoso de la escuadra española por Cochrane, forzaron a De la Serna a abandonar Lima el 5 de julio, internándose en la Sierra. Allí lo esperaba para atacarlo la división de Arenales, pero no logró averiguar qué paso utilizarían los realistas para cruzar la Cordillera, fracasando en su cometido.88
San Martín ocupó la capital y reunió un cabildo abierto el 15 de julio. El día 28 de julio declaró la Independencia del Perú y fue nombrado jefe civil y militar como Protector del Perú desde el 3 de agosto.249 Su mano derecha fue Bernardo de Monteagudo, que había llegado desde Chile como auditor del Ejército.250
Las fortalezas del Callao habían quedado en manos de los realistas, y los patriotas tardaron muchos meses en capturarlas.251 252 Una serie de conflictos causaron la separación de algunos oficiales rioplatenses, entre ellos el general Las Heras. La mayor parte de las tropas chilenas regresaron a Chile, a terminar la guerra contra los últimos bastiones realistas en la Araucanía.253
De los 3.400 chilenos reclutados usualmente a la fuerza y enviados en la expedición original solo 500 volvieron a Chile, la mayoría había muerto por enfermedades o las condiciones insalubres que vivieron, aunque también muchos cayeron en las batallas de Ica y Moquegua.254 La expedición enviada por el gobierno de Freire para reforzar a los chilenos dirigidos por Francisco Antonio Pinto, unos 2.500 hombres, apenas estuvo en el Perú hasta que volvió por conflictos políticos.255
También Cochrane, que nunca se había llevado bien con San Martín, regresó a Chile con la escuadra. Algunos buques, dirigidos por Bouchard y Martín Guisse, continuaron al servicio del Perú.88

Final de José Miguel Carrera

El epílogo de los hermanos Carrera se dio cuando el mayor y último sobreviviente varón, José Miguel, quién paso todo 1819 buscando el apoyo de José Gervasio Artigas (que luchaba contra los portugueses y bonaerenses a la vez) para instalar a Alvear como presidente de la Liga Federal.
Finalmente, los caudillos aliados de Artigas, Estanislao López de Santa Fe y Francisco Ramírez de Entre Ríos invadieron la provincia de Buenos Aires, derrotando al Director José Rondeau en Cepeda el 1 de febrero de 1820. Tras esto el gobierno central en las Provincias Unidas desapareció y se inició una etapa conocida como la Anarquía del Año XX en que las distintas provincias proclamaron sus propias constituciones, crearon sus propios gobiernos y ejércitos y empezaron a hacerse la guerra entre sí al mando de diferentes caudillos.
Aprovechando el caos y que Buenos Aires tuvo que firmar el Tratado de Pilar en el que se comprometía a entregar armas, equipos y soldados a Carrera para su Ejército Restaurador. Aunque Alvear fue nombrado gobernador el cabildo bonaerense no lo reconoció y eligió a Manuel Dorrego que atacó a Alvear y Carrera en San Nicolás de los Arroyos donde los aplastó (ni López ni Ramírez intervinieron). Alvear huyó a Montevideo y Carrera se internó en las Pampascon quinientos seguidores, ahí consiguió el apoyo de los ranqueles con los que asaltó Las Bruscas liberando a los presos chilenos reclutándolos a cambio de prometerles dejarlos en libertad después de que tomara Santiago.256 A esto le siguió el ataque de parte de su aliado, Yanquetruz o él mismo de varios pueblos pampinos, siendo masacrados o esclavizados sus pobladores lo que hizo ganarse la animadversión de la opinión pública y los dirigentes de varias provincias.
Por otro lado último esto hizo a Carrera muy popular entre los indios de las Pampas, ranqueles y vorogas se sumaron en masa a sus huestes. El general chileno fue apodado por estos "Pichi Rey" (mapudungunpequeño rey) gracias a su gran carisma.257 Su plan era acumular el mayor número de hombres posibles antes de volver a Chile aprovechando el caos causado por la guerra civil argentina.258 Debe de entenderse que aquellos primeros años de independencia las luchas internas de ambos países estaban estrechamente ligadas entre sí.
Con un pequeño ejército formado por bandoleros, chilenos exiliados, presos y prisioneros fugados, mercenarios e indios ranqueles inicio su marcha a Chile con la intención de cruzar los Andes y derrocar a O'Higgins. Eran alrededor de mil a dos mil hombres,259 aunque el mismo Carrera eleva las cifras a 10 000260 o 14 000261 siendo la mayoría indios de la región.
Paso el resto de año asaltando pueblos en lugar de cruzar la cordillera, aún cuando tuvo más de una vez la oportunidad. Finalmente, en febrero de 1821 tomó rumbo a los Andes con la intención de ir a Chile enfrentado a varias tropas provinciales que intentaron detenerlo. Derrotó al gobernador cordobés Juan Bautista Bustos en Chaján el 9 de marzo y al puntano Luis Videla en la actual Villa Mercedes, sin embargo, perdió tiempo valioso al dar media vuelta y perseguir a Bustos con ayuda del montonero Felipe Álvarez pero ambos fueron vencidos en Cruz Alta. Esperaba que se le sumara Ramírez que había invadido Santa Fe tras romper con López, juntos podrían reunir hasta 4000 hombres, pero Ramírez fue vencido en su campaña y salvó solo 400 de sus hombres.262 Tras esto volvió a San Luis y ocupó la ciudad por algunos días después de vencer el 8 de julio a los mendocinos del general Bruno Morón enCiudad de Río Cuarto. A mediados de agosto, los carrerinos decidieron finalmente volver a ponerse en marcha en dirección a Mendoza pero dicha provincia ya había movilizado sus milicias para defenderse.
Carrera marchaba hacia la capital provincial pero en Punta del Médano se encontró con los mendocinos del coronel José Albino Gutiérrez y los sanjuaninos del también coronel Manuel Olazábal (30 de agosto) siendo completamente derrotado. Trato de replegarse a Jocolí pero algunos de sus lugartenientes se sublevaron y lo entregaron junto a Álvarez a Gutiérrez, ambos tuvieron un juicio sumario y terminaron fusilados el 4 de septiembre de 1821. El cuerpo de José Miguel Carrera fue desmembrado, su cabeza se expuso en Mendoza y sus brazos fueron enviados a Córdoba y San Luis.

Continuación de la Guerra tras la Independencia

Últimas campañas de Benavides

Tras su derrota Benavides reorganizo sus fuerzas y volvió al combate. Sin embargo, llegaron también refuerzos a patriotas al sur y un personaje clave, el coronel Joaquín Prieto.263 El 12 de diciembre de 1820 llegó a Chillán y de inmediato reforzó las guarniciones de dicha ciudad y Yumbel.264 Mientras los realistas lanzaron ataques contra Los Ángeles, Nacimiento, Santa Bárbara, Purén y Tucapel Nuevo, saqueándolos con 2.500 hombres,265 mientras una gran tropa dirigida por Picó cruzo el Laja para atacar Chillán. Prieto se enteró y salió a enfrentarlos, derrotando a un alto costo a Picó cuando este cruzaba el río Chillán.264
Tras esto Prieto envió a su caballería al fuerte de Arauco desde donde Freire lanzo varias excursiones al interior de la Araucanía. Para debilitar a su rival declaro la amnistía para todo realista que se desmovilizara, lo que fue aceptado por muchos de ellos.264 Durante 1821 Benavides logró capturar varios barcos, apoderándose de un gran botín, en especial el bergantín Ocean, que llevaba más de 15.000 fusiles, sables, carabinas y municiones para el ejército del virrey en el Callao.265 Con esto logró armar un nuevo ejército de 4.000 seguidores más la alianza de varios caciques araucanos. Seguro de su victoria organizó un gobierno colonial con él a su cabeza, reanudando los combates y asaltos en la primavera, esta vez dio a prioridad a Prieto a quién consideraba más peligroso que Freire.266 Mientras tanto Freire conseguía una muy valiosa alianza con el poderoso cacique Venancio Coñoepán, que le aporto dos mil guerreros a cambio de ayudarle a exterminar a sus rivales, que eran realistas.267 Un factor clave para esto fue el éxito de las incursiones independentistas, con las que a los ojos de Coñoepán se mostraba como el claro bando vencedor de una guerra que se acercaba lentamente a su fin, en particular su victoria enLumaco, el 12 de enero del mismo año, donde encontraron la muerte doscientos indios realistas.
Gracias a esto Freire partió el 3 de febrero desde Concepción al interior de la Araucanía con 1.000 infantes, 500 jinetes y 500 artilleros y milicianos llegando hasta Talcamávida el 17, desde donde tuvo que retroceder a Santa Juana por falta de víveres.268 Ahí fue donde finalmente se le unió Coñoepán, decidieron avanzar a Nascimiento, entonces en ruinas. Durante la marcha más de doscientos realistas desertores se les unieron lo que fue considerado una señal de la pérdida del apoyo popular con el que alguna vez gozo Benavides. Ante la insistencia de Coñoepán Freire le aporto 250 hombres para atacar a su rival, el cacique arribano Mariluán, uno de los principales aliados de los realistas.269 Por su parte Freire volvió con el grueso de sus fuerzas a Santa Juana el 25 de febrero tras pasar por Angol ya que le había llegado rumores, a la larga infundados, de que Benevidez planeaba atacar la ciudad. Desde ahí avanzó hasta el río Carampangue en busca del caudillo realista pero sin éxito. Finalmente en marzo, antes del fin del verano, se decidió por volver a Concepción.
A inicios de septiembre el caudillo cruzo el Biobío con dirección a Chillán, Prieto se enteró de esto y salió a enfrentarlo en campo abierto. Cuando los realistas cruzaban el río Chillán en las Vegas de Saldías (9 y 10 de octubre) fueron sorprendidas por la carga de la caballería del capitán Manuel Bulnes, quedando desorganizadas. Oportunidad que fue aprovechada por Prieto para atacar con su disciplinada infantería perfectamente formada en línea de combate.270 Benavides fue completamente derrotado y apenas logró escapar. Prieto lo persiguió hasta el Biobío.
El 28 de diciembre sus aliados indígenas lanzaron una ofensiva contra la comarca del Laja, saqueando varios pueblos271 pero el caudillo realista, conocedor de que ya no tenía posibilidades de vencer pidió la paz y hasta se ofreció a pacificar la región a nombre del gobierno republicano pero Prieto lo rechazo e inicio la búsqueda de este y sus lugartenientes. Benavides decidió entonces escapar en un lanchón en dirección a Perú pero cuando recaló en Topocalma fue denunciado por el capitán, encarcelado y llevado a Santiago donde fue colgado el 23 de febrero de 1822. Su cuerpo permaneció todo el día colgado y luego fue descuartizado y sus restos fueron exhibidos como escarmiento en La Frontera.272
Seguro de que esta victoria era definitiva O'Higgins envió un negociador a Antonio de Quintanilla, gobernador realista de Chiloé, el 20 de julio para que capitulara pero este se negó. Y además, los realistas en Valdivia se alzaron en armas el 15 de noviembre pero fueron vencidos pocas semanas después por el gobernador de la ciudad, mayor Jorge Beauchef.271
Aunque con la muerte de Benavides se tiende a considerar el fin de las operaciones bélicas en la región, en realidad los mapuches de la región continuaron con sus campañas de saqueo.272 Los jefes y soldados realistas sobrevivientes se refugiaron entre ellos, pero ya habían dejado de ser tropas que peleaban por la causa del rey para convertirse en simples bandas de bandidos.
Este mismo año (1822), también sería anexado finalmente el territorio del Gobierno de Osorno (llamado igualmente Partido de Osorno en 1810); pasando a depender ahora del gobierno de Valdivia, el cual había sido recuperado dos años antes (1820).
Posteriormente, el gobierno de Santiago estaba deseoso de anexar la isla de Chiloé, que desde donde salían buques a asaltar las costas chilenas, pero para eso debía pacificar Arauco primero. El cacique aliado del gobierno, Cayehuepán, derrotó al caudillo realista, el cura Juan Antonio Ferrebú, en Tucapel el Viejo él 21 de febrero de 1824.273 Meses después Ferrebú fue capturado y fusilado el 2 de septiembre. Durante ese año Picó fue muerto tras una larga persecución. Las fuerzas de ambos caudillos muertos pasaron a unirse en buena medida a las de los Pincheira.
Sin embargo, entre 1825 y 1827 las montoneras de los Pincheira, del cacique arribano (wenteches) Francisco Mariluén (Mariluán) y del teniente coronel español Miguel de Senosiain lanzaron varias excursiones. El gobierno las combatía decididamente y a partir de 1826 el comandante en jefe de La Frontera, brigadier José Borgoño, lanzó una serie de campañas contra las bandas en el sur.272 Los Pincheira fueron derrotados y tuvieron que refugiarse en Neuquéndesde siguieron por varios años sus acciones. Senosiasín se rindió y fue indultado. Marilúan se sometió vencido y murió en paz en 1836.183
Para finalizar, la Guerra a muerte fue extremadamente sangrienta y destructiva, provocó la emigración masiva de varias tribus araucanas a la Pampaargentina, en particular los boroanos274 que lucharon del bando del Rey. También los costinos, en cuyo territorio se desarrolló la mayor parte del conflicto,275 siendo muchos de ellos forzados a huir al interior.276

Campañas contra Chiloé

Primera expedición

La isla de Chiloé permanecía aún en manos realistas, defendida tenazmente por sus habitantes, gobernados por Antonio de Quintanilla.277 El 1 de marzo de1824 la expedición partió de Talcahuano el 1 de marzo.278 Estaba formada por 4 navíos de transporte, 5 de guerra, 2 piezas de artillería de campaña y 2.149 hombres al mando de Freire. Debido al mal tiempo solo llegaron a Punta de Huechucucui, en el noroeste de la isla, el día 23. Aunque el plan inicial era tomar San Carlos de Ancud por sorpresa pero al enterarse de las defensas realistas decidió seguir navegando hasta la bahía de Lacas. Desde ahí envió al sargento mayor Pedro Godoy Palacios a negociar la rendición de Quintanilla. El 25 de marzo Freire ordenó tomar los fortines en Chacao y Corona y desde ahí partió al día siguiente a Chacao para esperar ahí la rendición del gobernante español.279
Quintanilla, sin embargo, no tenía intenciones de capitular. Había organizado un buen sistema de defensas en el archipiélago, 1.300 regulares (principalmente peninsulares) y 1.300 a 1.500 milicianos criollos distribuidos en una serie de fortificaciones a lo largo de la isla. Una guarnición de San Carlos de Ancud era de más de 1.500 hombres con numerosas baterías de artillería en diversas fortificaciones y su puerto estaba defendido por lanchas cañoneras.280 En la península de Lacuí había una guarnición de 300 hombres, en la ribera norte del canal de Chacao con 300 hombres y en Castro 600 al mando del coronel José Rodríguez Ballesteros.281 La guarnición en fechas anteriores debió ser mucho más pequeña148 ya que un gran número de chilotes seguían combatiendo en Chile y el Alto Perú (se estima que más de dos mil sirvieron en el ejército realista en tierra firme)282 pero una vez cayeron los demás bastiones realistas uno por uno sus fuerzas fueron replegándose y concentrándose en la isla.
El plan de Freire era atacar él mismo Ancud con sus tropas por el oeste mientras enviaba al mayor Manuel Riquelme a atacar por el este. En tanto, la mayor parte de la flota al mando de Beauchef desembarcaría en Dalcahue y tomaría el camino que conectaba Ancud con Castro, aislando a ambas ciudades entre sí, para luego tomar esta última. El 28 de marzo por su parte llegó desde Osorno la caballería patriota al mando del capitán Manuel Antonio Labbé que ataco y tomo Carelmapu.283
El 31 de marzo se produjo el desembarco en Dalcahue. Beauchef tomó el pueblo con facilidad y de inmediato marchó a Mocopulli para tomar el camino entre Ancud y Castro pero el terreno era difícil y avanzo muy lentamente.284 Rodríguez Ballesteros, enterado de los sucesos, decidió emboscar a su enemigo él 1 de abril. Tras un cruento combate los republicanos consiguieron tomar las posiciones realistas pero no pudieron perseguirlos. Con sus fuerzas diezmadas Beauchef ordeno la retirada. El mismo día Freire llegó a las defensas de Ancud pero de inmediato entendió que no podría tomarlas por lo que se retiró. Un concejo celebrado cinco días después decidió terminar la campaña, pasaron otras nueve jornadas más para que el clima permitiera el reembarque y el 29 de abril llegaron de vuelta a Talcahuano.

Segunda expedición

Tras la batalla de Ayacucho (9 de diciembre de 1824) el gobierno de Simón Bolívar en Perú propuso al chileno su apoyo para la toma de Chiloé, que de seguir en poder realista podía servir de base de operaciones contra los territorios independizados de América del Sur que daban con el Océano Pacífico. Además se dio en Perú una fuerte opinión de anexar para sí el archipiélago.
Ante esto, Manuel Blanco Encalada abandono el bloqueo del Callao con las naves chilenas en dirección a Valparaíso. Comunicado de los acontecimientos, Freire dispuso inmediatamente la organización de una nueva expedición.285
El Directo Supremo Ramón Freire dirigió personalmente la última campaña hacia la isla, que terminó con el Tratado de Tantauco, en enero de 1826.286 La nueva tropas se componía de 2.600 hombres y cuatro piezas de artillería de campaña. Zarparon de Valparaíso el 25 de noviembre de 1825 llegando a Corralcelebrando poco después un consejo de guerra. Quintanilla por su parte reforzó sus defensas y entrenado mejor a sus milicianos. Mejoro sus fortificaciones y concentro sus fuerzas en Ancud y en el camino entre esta y Castro.287 Barros Arana llegó a afirmar que Quintanilla llegó a contar con cinco mil hombres entre sus fuerzas (incluidos tres mil milicianos)288 pero estimaciones más modernas reducen bastante aquella cifra.148
El 8 de enero de 1826 desembarco en Lacuí tomando el fuerte de Corona tres días después logrando el dominio completo de la península. Esa misma jornada Freire ordeno a su flota bombardear los fortines de Ancud mientras su ejército iniciaba a la marcha por tierra tomando los fortines que había a su camino.289El 13 de enero derrotó a los que trataron de detenerlo en Pudeto y al día siguiente el Bellavista entrando en la misma jornada a Ancud. El día 15 la guarnición del fuerte de Agai y esa misma tarde, Quintanilla, desmoralizado, capituló.290

Campaña contra los montoneros Pincheira

La guerrilla realista de la montonera de los Pincheira que estaba integrada por aproximadamente 1.000 hombres.,291 en esos momentos ya había pasado de ser una banda que luchaba por la causa del Rey, a ser un simple grupo de bandoleros bien armados.292
Sin embargo, a partir de 1826 fueron forzados a buscar refugio en el actual Neuquén con 300 chilenos armados con carabinas y tercerolas junto a 1.500 a 2.000 lanceros pehuenches. Para evitar ser atacados o dividirse avanzaron por la Pampa hasta que se instalaron entre las tolderías de los vorogas o boroanosubicadas en Chadileuvú y Salinas Grandes.293 (Estas parcialidades mapuches fueron sus aliados desde 1818 hasta 1821 en Chile cuando, derrotados los realistas y acosados sin cesar por los abajinos, se vieron forzadas a migrar a las pampas en masa, conformando la Confederación boroana).294 Inicialmente en 1827 el cacique arribano Maguín Hueno se negó a apoyarlos, pero dos años después cambio de opinión y procedió a prestarles su ayuda junto a los vorogas y pehuenches en varias incursiones a ambos lados de los Andes.295 Incluso intentaron tomar a Chillán pero durante la marcha, al ver que esto sería cuando menos muy costoso, su principal aliado, Mariluán, los abandono y fracasaron.296
Desde esta ubicación la banda de los Pincheiras realizaba sus correrías en la Cordillera de los Andes y en los valles aledaños a Chillán, saqueando tierras entre el Biobío y el Cachapoal,297 llegando incluso hasta San Luis y Carmen de Patagones, en Argentina, durante 1829.
Pero poco después, el gobernador bonaerense, Juan Manuel de Rosas logro una alianza con los vorogas, dejaran de apoyar a la banda de los Pincheira. Así, los cuatreros tuvieron que buscar refugio con sus últimos aliados, los pehuenches del jefe Chuica.298
Sin embargo Rosas no se detuvo ahí, logro una alianza con el cacique abajino Coñoepán y cruzó la cordillera hasta Bahía Blanca con dos mil lanzas y apoyado por el bonaerense se alió a numerosos pampas, tehuelches y ranqueles para atacar a los Pincheira que contaban con la ayuda de algunos mapuches, ranqueles, toris y vorogas.299 Rosas, conocedor del papel de los indígenas en las incursiones de los realistas y en el apoyo de uno u otro bando en las guerras civiles argentinas, empezó a buscar aliados en la Araucanía como el jefe abajino para neutralizar el poder de los indios que les eran hostiles.300
Posteriormente en 1832 Manuel Bulnes partió al mando de una expedición de 1.000 hombres para derrotarlos, atacando por sorpresa su campamento en las lagunas de Epulafquen, matando a más de 200 bandidos, acabando así con la banda de los Pincheiras.301

Reconocimiento de España de la independencia de Chile

El 25 de abril de 1844 el Presidente de España y también Ministro de Estado Luis González Bravo y López de Arjona, plenipotenciario de la Reina de España Isabel II de Borbón, realizó para las negociaciones de paz y reconocimiento oficial como país de parte del gobierno español, el Tratado de Paz y Amistad entre España y la República Chilena,302 celebrado y firmado en Madrid con el General José Manuel Borgoño, plenipotenciario del Presidente de Chile Manuel Bulnes.
Fue el tratado oficial definitivo y último para reconocer la independencia de Chile por parte de España, siendo el primer tratado de independencia de un país de Hispanoamérica celebrado en el reinado efectivo de mayoría de edad de la reina Isabel II.303 Fue ratificado el 26 de septiembre de 1845, y publicado en la Imprenta Nacional (Madrid) en 1846.302
Publicar un comentario

Fiestas y celebraciones tipicas de Chile

Fiestas y Celebraciones
de la Republica de Chile

Fiestas Patrias:

Se celebran durante todo el mes de septiembre, pero especialmente los días 18 y 19, con ramadas, juegos populares y desfiles; entre éstos el más importante es la Parada Militar que se realiza en Santiago, en la elipse del Parque O’Higgins el día 19 de septiembre, Día del Ejército.
En algunas localidades se celebra el llamado “18 chico” el fin de semana siguiente a las Fiestas Patrias; en estas fechas es también tradicional la fiesta de la Pampilla en Coquimbo.

Fiesta de la Vendimia:

Al final de la temporada de cosecha de uvas se reúnen hombres y mujeres vendimiadores en una gran fiesta. En ella se mencionan España y Francia, tanto en los brindis como en las canciones que los acompañan; ello se entiende al relacionarlo con la llegada de las primeras cepas de origen español y los primeros técnicos franceses.

Putre:

Carnaval de Putre: Esta celebración se realiza en los últimos días de febrero, antes de cuaresma. Acuden a ella habitantes aimaras de los poblados altiplánicos. Además de música y comida, hay bailes, máscaras y disfraces que representan la cosmovisión andina.

Codpa:

Fiesta de la vendimia de Codpa: Entre marzo y abril se realiza, en la localidad de Codpa, la fiesta de la vendimia de las uvas con las cuales se elabora el vino pintatani, grueso y frutoso.

Caspana:

Enfloramiento del ganado: Entre enero y marzo, se realiza en todos los corrales familiares del poblado andino de Caspana una particular ceremonia que incluye bailes, cantos y rogativas, en la cual se coloca lana a los animales.

Chiu Chiu:

Via crucis en Chiu Chiu: Entre marzo y abril, para Viernes Santo, se realiza en el pueblo altiplánico de Chiu Chiu un tradicional via crucis español que incorpora elementos criollos haciendo de la celebración un interesante espectáculo.

La Tirana:

Fiesta de la Tirana: Esta fiesta religiosa se lleva a cabo cada 16 de julio en la localidad nortina de La Tirana. La celebración se realiza en honor a la Virgen del Carmen y es una de las más importantes y conocidas del país. Destaca por los bailes, los cantos, la gran cantidad de fieles venidos de todo el país y en especial por las máscaras y disfraces de múltiples colores.

Pica:

Fiesta de Reyes: Se realiza en la localidad de Pica, a 117 km. al sureste de Iquique a 1.300 m. sobre el nivel del mar. Su celebración se extiende a grandes ciudades como Arica e Iquique, en las cuales los adornos navideños de casas y locales comerciales se mantienen hasta dicha fecha.

Aiquina:

Virgen de Guadalupe de Aiquina, 8 de septiembre. Se celebra en el poblado de Aiquina, ubicado a 75 km. al noreste de Calama y a 2.980 m. de altura. La fiesta tiene una duración de cinco días y se inicia tres días antes de la fecha indicada.

San Pedro de Atacama:

Carnaval atacameño: Durante la segunda semana de febrero, tanto en San Pedro de Atacama, como en Chiu Chiu, Caspana y los demás pueblos atacameños de la zona, se celebra un carnaval con disfraces, bailes típicos y degustación de gastronomía y bebidas típicas de la región.

Vallenar:

Fiesta del Roto Chileno: El fin de semana más cercano al 20 de enero se celebra en la quebrada de Pinte, hacia el interior de Vallenar, un festival costumbrista organizado por la junta de vecinos en el que se realizan competencias típicas chilenas.

El Tránsito:

Fiesta huasa de El Tránsito: Durante la segunda semana de febrero el club de huasos de la localidad de El Tránsito realiza una fiesta que consiste en competencias campesinas y espectáculos folclóricos.

San Félix:

Fiesta de la vendimia de San Félix: Durante todo febrero en el pueblo de San Félix, a doscientos kilómetros de Copiapó, en el valle del río El Carmen, se realiza la principal fiesta de la zona, que es organizada por la junta de vecinos. A los bailes en la plaza los fines de semana acuden habitantes de todo el valle y culmina con un festival gastronómico y un concurso de artesanías locales.

San Fernando/Copiapó:

La Candelaria, primer domingo de febrero. Su celebración se efectúa en la localidad de San Fernando, a 4 km. al este de Copiapó. También es venerada en otros puntos del país. La Virgen de la Candelaria se representa con una vela en las manos como símbolo de la purificación de la mujer. Es una de las fiestas más antiguas del norte y reúne a fieles de todo el país y de naciones limítrofes.

Tierra Amarilla:

Fiesta del Toro Pullay: En la localidad de Tierra Amarilla se celebra, a finales de febrero, esta antigua fiesta costumbrista con comparsas por las calles que acompañan a personajes disfrazados que representan el bien y el mal.

Los Choros:

San José Obrero: El santo carpintero es celebrado el 19 de marzo en Los Choros con una fiesta religiosa que cuenta con bailes chinos de la zona y de otras localidades y regiones.

La Serena:

Virgen del Rosario: Con cantos antiguos y tradicionales se manifiesta el 8 de enero en la localidad de Diaguitas, en La Serena, la devoción a la Virgen del Rosario. Una fiesta y una procesión cierran esta celebración.

Salamanca:

Señor de la Tierra: El segundo domingo del mes de enero se celebra en la localidad precordillerana de Cunlagua, cercana a Salamanca, la Fiesta del Señor de la Tierra, la más importante de la comuna y en la cual se pueden apreciar las faenas agrícolas y ganaderas.

Monte Patria:

Festival de Tulahuén: A 45 minutos hacia la cordillera desde Monte Patria se realiza, durante la segunda semana de febrero, una exposición de vinos, quesos y tejidos.

Vicuña:

Fiesta de la vendimia en el Valle del Elqui: Durante todo febrero en Vicuña se celebra la vendimia con bailes, música y actividades campestres. En Paihuano se realizan fiestas típicas, como la pampilla de verano, la noche de estrellas y el Festival de la Voz de la Uva.

Sotaquí:

Fiesta del Niño Dios, 6 de enero. Se celebra en el pueblo de Sotaquí, ubicado a 8 km. de Ovalle. En ella toman parte creyentes chilenos y argentinos. Destacan las hermandades de danzantes ataviados con vistosos trajes de vivos colores y muy adornados.

Combarbalá:

Encuentro artístico de Combarbalá: Durante semana santa en la localidad de Combarbalá, pueblo dedicado a la explotación de la piedra combarbalita, en la Región de Coquimbo, se realiza un encuentro de pintores y escultores nacionales y regionales.

La Ligua:

Tejidos de La Ligua: Cada mes de enero, durante una semana se realiza una feria de los tradicionales tejidos de La Ligua, organizada por la Municipalidad en la Plaza de Armas.

Calle Larga:

Fiesta en Calle Larga: En el mes de enero, en la localidad de Calle Larga se realiza una fiesta en torno a la cosecha del trigo. La actividad se inicia acumulando las gavillas y seleccionando las yeguas. Durante la trilla hay bailes campesinos, competencias, actuación de conjuntos folclóricos y gastronomía típica.

Olmué:

Festival del Huaso de Olmué: A fines de enero se realiza en Olmué este tradicional festival de la canción folclórica, uno de los más importantes del país, organizado por la Municipalidad.

San Bernardo:

Festival de San Bernardo: La última semana de enero tiene lugar el Festival Nacional de Folclor de San Bernardo, la competencia musical más importante en este género. Durante cinco días se presentan grupos nacionales y extranjeros en el anfiteatro de San Bernardo.

Culiprán:

Festival del choclo cabello rubio: Esta festividad que se realiza durante febrero en la localidad de Culiprán, famosa por su producción de choclos, reúne a las familias de los campesinos para la compra de productos agrícolas. Este es uno de los eventos más importantes de la zona para los agricultores de la comuna de Melipilla.

Los Andes:

Fiesta huasa y trilla a yeguas: En la primera semana de febrero, en San Esteban, Los Andes, se realiza un festival folclórico que se festeja con trilla de yeguas, carreras a la chilena y otras competencias campesinas, además de comidas típicas. Gran cantidad de público se reune en el Parque Municipal La Hermita.

Limache:

Virgen de las Cuarenta Horas: En el último domingo de febrero, gran cantidad de fieles se dirige a la parroquia Santa Cruz de Limache, donde, durante cuarenta horas, se celebra esta fiesta religiosa en honor a la virgen.

Casablanca:

Encuentro Nacional de Payadores: A mediados de marzo, durante dos días, se celebra en Casablanca, un encuentro nacional de payadores, al cual acuden cultores y estudiosos de esta expresión folclórica de todo el país.

Virgen de Lo Vásquez:

Virgen de Lo Vásquez, 8 de diciembre. Esta festividad se realiza en el Santuario de Lo Vásquez, a 32 km. de Valparaíso. Es la más significativa de las fiestas de V Región. Gran cantidad de peregrinos llegan a ella a pagar sus mandas.

San Felipe:

Fiesta de la vendimia en San Felipe: Con motivo de la vendimia, durante marzo se desarrolla en San Felipe una fiesta tradicional con actividades culturales y folclore, en la que participa un numeroso público.

Zona Central:

Fiesta de Cuasimodo: La fiesta de Cuasimodo, que se celebra entre marzo y abril, adquiere gran colorido y masividad en las localidades de Lo Abarca, Cuncumén, Lo Barnechea, Llay Llay, Casablanca, Maipú, Talagante, Conchalí e Isla de Maipo. En esta celebración religiosa callejera, que se realiza el domingo siguiente a la Pascua de Resurrección, el sacerdote lleva la comunión a los enfermos, acompañado por huasos en carros, caballos y bicicletas, adornados con flores, papeles, banderas chilenas y otras estampas.

San Clemente:

Encuentro chileno-argentino: Durante la primera quincena de enero se realiza el Encuentro chileno-argentino en el límite fronterizo Paso Pehuenche, en San Clemente. Se trata de un evento organizado por las municipalidades de ambos lados de la cordillera (San Clemente en Chile y Malargue en Argentina). Incluye música folclórica, bailes y competencias deportivas.

Cauquenes:

Fiesta de San Sebastián: Entre el 15 y el 21 de enero se celebra en Colbún la Fiesta de San Sebastián, en la que fieles y devotos peregrinan durante una semana para pagar favores y mandas al santo en la localidad de Panimávida. El 20 de enero se celebra al mismo santo en una peregrinación hasta Pelluhue, en Cauquenes.

Cachivo:

San Sebastián de Cachivo: El 20 de enero y el 20 de marzo, en Cachivo, camino a Las Lomas, se celebra a San Sebastián con una fiesta de gran colorido en la que intervienen gran cantidad de tradiciones locales. Miles de personas llegan a pagar sus mandas hasta el santuario, ya sea caminando, en carretelas o a caballo.

Pelluhue:

Festival de la Trilla: La última semana de enero, en el gimnasio municipal de Pelluhue, se celebra un festival de la canción con la participación de destacados folcloristas nacionales. Se trata de un certamen competitivo de gran nivel y trayectoria.

Quiñipeumo:

Festival de la Sandía: La última semana de enero se realiza en el pueblo de Quiñipeumo, Maule, este festival que reúne a agricultores y campesinos en torno al folclor. Juegos criollos, competencias deportivas y musicales, además de la elección de reina, forman parte de la celebración.

Pelluhue:

Trillas a yegua suelta en Pelluhue: A fines de enero y principios de febrero en la localidad de Pelluhue se realiza la trilla a yegua suelta con encuentros campesinos costumbristas, amenizados por grupos folclóricos y cantores populares. El dueño de casa, con apoyo de la municipalidad, ofrece comida y tragos típicos.

Amerillo:

Carnaval del agua: A fines de enero e inicios de febrero, en la localidad de Amerillo, por la ruta internacional El Pehuenche, se realiza una fiesta tradicional que incluye elección de reina, juegos criollos y un espectáculo artístico bailable.

Licantén:

Rodeo oficial de Licantén: El rodeo de Licantén, que se celebra la primera semana de febrero es el más importante del sector. De él salen representantes para la competencia nacional y regional. Hay demostraciones de riendas y amansaduras.

Linares:

Feria internacional de artesanía de Linares: Durante la segunda quincena de febrero se realiza en Linares una feria de artesanía que reúne exponentes seleccionados de la artesanía tradicional de diferentes países.

Coihueco:

Coihueco y sus raíces criollas: Durante la primera quincena de enero se realiza en Coihueco, Chillán, una fiesta de tres días para mostrar la música, el baile, la gastronomía y las actividades campesinas tradicionales de la zona. El evento se realiza en un escenario flotante en el embalse de Coihueco.

Yumbel:

San Sebastián de Yumbel: El 20 de enero y el 20 de marzo se celebra a San Sebastián en Yumbel. Miles de peregrinos, que recorren largas distancias caminando, e incluso de rodillas, llegan de todo el país a rezar y a pagar sus mandas a la iglesia parroquial, donde se encuentra la imagen del santo, en una muestra impresionante de devoción religiosa popular.

Santa Cruz:

Fiesta de la vendimia en Santa Cruz: Con motivo de la vendimia, durante marzo se desarrolla en Santa Cruz una fiesta tradicional con actividades culturales y folclore, en la que participa un numeroso público.

San Ignacio:

Rodeo oficial de San Ignacio: El primer fin de semana de febrero, en la medialuna de San Ignacio, se realiza un rodeo de alto nivel, que cuenta con la participación de destacadas colleras a nivel regional y nacional. Es organizado por el Club de Huasos Rodeo Chileno.

Yungay:

Fiesta de la Candelaria en Yungay: En la capilla de Yungay, a 69 kilómetros de Chillán, se celebra el 2 de febrero una misa en honor a la Virgen de la Candelaria, en la que se bendice la imagen de la divinidad. En la cercana localidad de Pangal del Bajo se realiza una fiesta criolla con ramadas, vinos y comidas típicas.

Tirúa:

Feria costumbrista de Tirúa: En la comuna de Tirúa se realiza, durante la primera quincena de febrero, una feria costumbrista con actividades culturales, muestra de artesanías, productos agrícolas y degustación de comidas típicas.

Puerto Saavedra:

Fiesta de San Sebastián en Puerto Saavedra: El 20 de enero se celebra en la localidad de Puerto Saavedra una fiesta religiosa en honor a San Sebastián con abundante comercio.

Carahue:

Semana de Trovolhue: La cuarta semana de enero se celebra la semana de Trovolhue, en la localidad cercana a Carahue. La celebración incluye gastronomía, folclor y recreación.

Villarrica:

Muestra mapuche de Villarrica: Durante el verano se realiza una exposición en la feria mapuche de Villarrica. Allí se pueden encontrar trabajos de importantes artesanos, además de la reproducción a escala real de una ruca construida en totora y junquillo.

Futrono:

Nguillatún en Futrono: En la localidad de Futrono, a orillas del Lago Ranco, en la Región de los Lagos, desde el 12 hasta el 14 de febrero se realiza un nguillatún mapuche. Se trata de un ritual colectivo de acción de gracias y petición por las cosechas y el bienestar de la comunidad.

Niebla:

Encuentro costumbrista de la Costa: A 20 minutos de Valdivia, en Niebla, se realiza durante la segunda y la tercera semana de febrero un encuentro cultural, costumbrista y gastronómico en el cual se venden comidas típicas y artesanía.

Frutillar:

Exposición de artesanía local de Frutillar: Entre el 15 de enero y el 15 de febrero se realiza en el Colegio Bernardo Phillippi de Frutillar una muestra de artesanía local organizada por la Municipalidad.

Frutillar:

Fiesta criolla de los colonos en Frutillar: El primer domingo de febrero tiene lugar en la Colonia La Radio, en Frutillar, una festividad que incluye carreras a la chilena, juegos criollos, cabalgatas, paseos en carretón y espectáculos folclóricos. Hay un gran despliegue de comidas típicas: asados al palo de cerdo, de cordero y de vacuno, anticuchos, cazuelas, curanto, empanadas, sopaipillas, pastel de choclo, tortillas, kuchen, tortas, mote con huesillos, entre otras cosas.

Carelmapu:

Fiesta de la Candelaria en Carelmapu: El 2 de febrero se realiza, en honor a la Virgen de la Candelaria, una peregrinación de feligreses en la localidad de Carelmapu. Llegan allí gran cantidad de embarcaciones engalanadas, provenientes de la Isla de Chiloé. La celebración dura un día entero.

Caulín:

Festival santuario de las aves Caulín: Durante todos los fines de semana del verano, en la localidad de Caulín, a 9 kilómetros del Canal de Chacao, se lleva a cabo una fiesta costumbrista incorporada dentro de las actividades turísticas de Ancud que incluye artesanía, folclor y gastronomía.

Castro:

Fiesta tradicional de Nercón: Gastronomía, folclor y faenas tradicionales forman parte de la fiesta campesina que el 5 de febrero tiene lugar en Nercón, a pocos minutos de Castro. Al otro dia la celebración se repite en La Estancia, a 5 kilómetros de Castro.

Llau Llau:

Maja chilota: El 13 de febrero en la localidad chilota de Llau Llau, se realizan faenas tradicionales y una fiesta campesina para la elaboración y degustación de la chicha de manzana.

Quemchi:

Festivales costumbristas chilotes: A mediados de febrero, durante el fin de semana, en la localidad de Quemchi, a 60 kilómetros de Ancud, se organiza un festival musical que incluye gastronomía y artesania. En tanto, el tercer fin de semana del mes se realiza en el Parque Municipal de Castro el Festival Costumbrista Chilote, que incluye muestra cultural, folclor, faenas típicas, artesanía, gastronomía, y exposición de las distintas variedades de papas nativas. En Puerto Natales todos los años, en febrero, el Centro Hijos de Chiloé, que agrupa a inmigrantes de la isla, organiza un encuentro musical que busca preservar las costumbres chilotas.

Punta Arenas:

Ganado de Punta Arenas: La primera semana de febrero, durante tres días se realiza la Feria Ganadera Expogama en Punta Arenas, organizada por la Asociación de Ganaderos de Magallanes. Incluye exposición de ganado y gastronomía local.

banderas y escudos de Chile

banderas y escudos de Chile

cuatro siglos de uniformes en chile

Batallas y combates en la Historia de Chile

1485:
Batalla del río Maule: Los mapuches detienen el avance de los incas que lleguen en su dominación hasta las márgenes del río Maule. Tal acción hace que los habitantes del sur del Maule sean conocidos por los incas como "poromaucas, palabra que se españolizó como promaucaes. Existe una duda razonable sobre la fecha, que bien podría ser hacia 1520.

Septiembre 1536:

Batalla de Reinohuelén: Combate librado en 1536 entre conquistadores españoles al mando de Gómez de Alvarado y guerreros mapuches, en la confluencia de los ríos Ñuble e Itata, en Chile.
Enero 1541:
Combate del Mapocho: Don Pedro de Valdivia se puso en contacto con el cacique Vitacura, principal representante de los incas en estas tierras, manifestándole la intención de levantar una ciudad en la isla del cerro Huelen. El consentimiento de Vitacura provocó la indignación del cacique Michimalonco.

Enero 1541:

Escaramuzas en Aconcagua: Diversos enfrentamientos contra las fuerzas de Michimalonco, quien tendió variadas emboscadas a los expedicionarios y lo mismo hicieron Catiputo, Tanjalongo y otros caciques subalternos.
Mayo 1541:
Conquista de la fortaleza de Paidahuén: Pedro de Valdivia se dirige contra Michimalonco, Como rescate para recuperar la libertad, este ofrece los lavaderos de oro de Marga-Marga.
Agosto 1541:
Desastre de Con Con: Los caciques Trangolonco y Chigalmanga, queman un bergantín en construcción en la desembocadura del Estero Marga-Marga, matan a los españoles, negros e indios peruanos, escapando sólo Gonzalo de los Ríos con un esclavo negro.. Se desata un levantamiento general que comprende los valles de Aconcagua y Cachapoal.

11 de Septiembre 1541:

Destrucción de Santiago: Michimalonco, como caudillo (toqui) general de los indios de la comarca, encabezó contra la recién fundada ciudad de Santiago del Nuevo Extremo, un asalto el 11 de septiembre de 1541 que terminó en fracaso, merced a la sostenida resistencia de los españoles que guarnecían la plaza. En la defensa de la ciudad, se señaló particularmente doña Inés de Suárez que no dudó en dar muerte a Quilicanta y a siete caciques picunches entre los que se contaba el Cacique Apoquindo, prisioneros de los españoles que el ejército indígena pugnaba por libertar. De lo desigual del combate da fe la desproporción en el número de los combatientes, que fue de unos 10.000, por parte de los picunches, y de 55 soldados, más 5.000 yanaconas auxiliares, por los españoles.
Febrero 1544:
Combates en el Cachapoal y en el Maipo: Hasta esta fecha, Valdivia no había podido reconocer su gobernación más allá del Cachapoal, y su dominio efectivo sólo abarcaba los alrededores de Santiago, y con menor seguridad, el valle de Quillota. Con los refuerzos que le trajo Monroy, resolvió extenderlo hasta el sur sin trazarse límites y hacia el norte, hasta La Serena.

Agosto 1544:

Combate en el Limari: Pero Gómez se había encaminado al valle de Aconcagua con el propósito de someter a los indios radicados en él. Michimalongo lo obligó a retroceder hasta Santiago y el gobernador tuvo que dirigirse personalmente contra el célebre cacique.

20 de Febrero 1546:

Combate de Quilacura: Fue una batalla en la guerra de Arauco, combate nocturno, a cuatro leguas del Río Biobío, entre la expedición española de Pedro de Valdivia y una fuerza de guerreros mapuches, liderada por el toqui Malloquete. En este enfrentamiento fue capturado un mozalbete llamado Lautaro.

11 de Enero 1549:

Destrucción de La Serena: Cuando recién comenzaba a cimentar su historia, una sublevación de los indígenas provoca la muerte a casi todos los españoles (escapando, al parecer sólo un sobreviviente llamado Juan Cisternas), destruyendo e incendiando el poblado como represalia del mal trato recibido por los diaguitas de parte de los conquistadores españoles.

24 de Enero 1550:

Expedición a Arauco: Iba a empezar la guerra de Arauco. Cuarenta mil guerreros mapuches van a luchar durante tres siglos por el predominio y la supervivencia contra el invasor español y sus descendientes y contra los antiguos señores del suelo los representantes del pueblo chincha-chileno ahora aliado del nuevo invasor.

22 de Febrero 1550:

Combate de Andalién: Pedro de Valdivia, en su avance al sur, desea fundar una ciudad en la zona de Penco. En su intento es detenido por los mapuches y después de duro combate, los derrota. El ataque ocurrió en la noche y sólo se alcanzó la victoria una vez dejar los caballos y pelear aquí en lucha cuerpo a cuerpo.
12 de Marzo 1550:
Batalla de Penco: Fue una batalla entre 60.000 Mapuches bajo comando de su toqui Ainavillo con sus aliados de Arauco y de Tucapel y contra 200 españoles de Pedro de Valdivia con una gran cantidad de Yanaconas incluyendo 300 auxiliares de Mapochoes bsjo ordenes de su líder Michimalonco que defendía la fortaleza recosntruida en Penco.

14 Diciembre 1553:

Combate de Purén: Los indios se dieron cuenta del debilitamiento de los españoles y que, a pesar de su disimulo, no sabían ocultar su contento ante la proximidad de la venganza. La forma como se desarrolló la rebelión, manifiesta que venía preparándose desde hacía tiempo, pero los detalles nos son desconocidos.

25 de Diciembre 1553:

Batalla de Tucapel: Pedro de Valdivia muere a los 51 años, el conquistador español y sus soldados son derrotados y todos muertos por las huestes araucanas de Lautaro.
26 de Diciembre 1553:.
Los 14 de la Fama: Se conoce con este nombre al grupo de trece soldados españoles más su capitán, Juan Gómez de Almagro, que sostuvieron una dura resistencia en la cordillera de Nahuelbuta al ataque del fuerte San Diego de Tucapel en Cañete, provincia de Arauco por el toqui Lautaro y sus huestes.

26 de Febrero 1554:

Batalla de Marihueñu: Victoria mapuche bajo el mando de Lautaro. El sur de Chile queda en manos de los mapuches. Los españoles abandonan la ciudad de Concepción.
27 de Febrero 1554:
Destrucción de Concepción: Luego de la derrota de Marihueno, el espanto y la desazón se apoderaron de los habitantes de Concepción que sólo atinaron a huir. Los caminos que conducían a Santiago, comenzaron a llenarse de la gente que escapaba en medio de una confusión indescriptible.
02 de Noviembre 1555:
Expedición de Villagra y Defensa de La Imperial: Pedro de Villagra, que había quedado en La Imperial con 150 hombres empezó por fortificar y pertrechar la ciudad. La rodeó de fosos y de parapetos, y distribuyó la, gente en cuadrillas, cada una Con su caudillo y con la orden precisa de lo que debía hacer en caso de asalto. Pero los indios, distraídos con el triunfo de Marigüeñu o no sintiéndose capaces de atacar a los españoles dentro de la ciudad, no la asaltaron ni establecieron un sitio en regla.
12 de Diciembre 1555:
Segundo ataque a Concepción: A pesar de la mortandad, Lautaro pudo reunir un ejército que, po¬siblemente, fluctuaba alrededor de unos 4.000 mapuches, y atacó a Los Confines (Angol). Los españoles huyeron a La Imperial sin intentar si¬quiera la resistencia. Inmediatamente, el generalísimo mapuche dirigió su ejército sobre Concepción.
14 de Noviembre 1556:
Acción de Mataquito: Lautaro, habiendo cruzado el Maule, acampa en Mataquito. Diego Cano, enviado por el cabildo de Santiago sostiene contra él y es derrotado.

01 de Abril 1557:

Muere el cacique Lautaro en el combate de Peteroa. El y sus hombres fueron atacados por sorpresa en el pucará de Petorca.
09 de Agosto 1557:
Ataque al Fuerte San Luis: Tras la victoria de Peteroa, los españoles procedieron a levantar un fuerte que llamaron San Luis el que estuvo mandado por don Garcia Hurtado de Mendoza en las cercanías de la destruida Concepción, es decir donde hoy se levanta el puerto de Talcahuano. Ahí fueron atacados por tres escuadrones araucanos que estaban al mando de los toqui Grecolano, Petegolen y Tucapel.

08 de Noviembre 1557:

Batalla de Lagunillas: Fue la primera batalla en que las tropas del virrey Andrés Hurtado de Mendoza libraron contra los araucanos del cacique Caupolicán..En este enfrentamiento fue tomado prisionero el caudillo Galvarino, que, como castigo, sufrió la amputación de ambas manos.

30 de Noviembre 1557:

Batalla de Millarapue. El caudillo mapuche Caupolicán es derrotado por los españoles. Galvarino cae nuevamente prisionero y es ahorcado. Las fuerzas realistas acamparon en Millarapue, al interior de la Araucanía el 29 de noviembre. Los mapuches al mando de Caupolicán intentaron un ataque en la alborada del 30 de noviembre, por sorpresa al campamento enemigo. El número de atacantes era de 3.000 a 10.000 al frente de ellos venía Galvarino, que se mostraba con sus dos brazos cortados azuzando las pasiones de sus camaradas.
20 de Enero 1558:
Batalla de Cayucupil: Aquella mañana del 20 de enero lentamente ingresaban al desfiladero de Cayucupil o Quebrada de Puren llevando grandes cantidades de pertrechos. Cuando se hallaban a mitad de la Quebrada de Puren fueron atacados por cientos de mapuches que desde una altura superior arrojaban descumunales piedras y cuanto objeto ofensivo encontraban, causando numerosas bajas.

05 de Febrero 1558:

Sitio y Batalla del Fuerte de Cañete: Cañete fue rodeado y sitiado por más de 15.000 mapuches que establecieron un sitio al fuerte. La idea de Caupolicán era dejar morir de hambre a los sitiados. Andresillo abrió las puertas del fuerte y se introdujó una masa de mapuches en forma silenciosa, cuando ya casi estaban todos al interior del fuerte fueron recibidos por descargas de fusilería en forma alternada que dejaron una gran mortandad entre los atacantes que fugaron en desbandada.

13 de Diciembre 1558:

Batalla de Quiapo: Unos mil quinientos mapuches al mando del cacique Petegolen se dieron a la tarea de levantar un fuerte en los llanos de Quiapo ubicado en las cercanías de la Ensenada del Carnero, al norte de Lebu y muy próximo de donde los españoles tenían levantado un formidable recinto militar desde el cual como punta de lanza clavado en el pecho de los mapuche apoyaban las incursiones que en forma continua realizaban a las tribus para desalentarlos.

30 de Diciembre 1558:

Batalla del Fuerte de Arauco: La brillante victoria conseguida en Lincoya gracias a las especiales condiciones de estratega que tenía el toqui Petegolen, digno émulo de Lautaro, lo entusiasmaron para seguir en la lucha levantando un fuerte frente al de los españoles. Mas estos con la trágica experiencia de Lincoya, no hicieron movimiento bélico alguno y aceptaron con resignación la provocación de los indios. Hasta que un dia cansados de ser insultados desafiaron a los aborígenes a una batalla de caballería a muerte. En una planicie situada entre ambas fuerzas se libraría la primera batalla de caballería entre peninsulares y araucanos.

16 de Enero 1563:

Batalla Del Fuerte Lincoya: Un grupo de batidores exploró el terreno y comprobó que la fortificación mapuche adolecía de un grave defecto que facilitaba un ataque de caballería. Además que al ser de madera sería fácil incendiarla. Participó la artillería que con su cañoneo causo un incendio y bajas entre los indios. Tras el ablandamiento que fue brutal entró en acción la caballería al mando de don Pedro de Villagra.

Enero 1563:

Derrota de Catiray o Mareguano: Don Pedro de Villagra al llegar a Catiray fueron interceptados por una numerosa guerrilla araucana, trabándose en un sangrienta lucha donde los españoles perdieron 42 hombres debiendo emprender la retirada en franca derrota hacia el fuerte de Arauco llevando varios heridos.
24 de Enero 1563:
Asalto de Angol: Ese día llegó la primera a la vista de Angol. Avendaño, que mandaba en la Ciudad, dejó en ella a los soldados más heridos para que la defendieran de la más pequeña de las dos columnas que la amagaban.
03 de Febrero 1563:
Asalto a la Plaza de Arauco: Los mapuches se presentaron frente a Arauco. Pedro de Villagrá intentó repetir la defensa de La Imperial en 1554, dando golpes contundentes a los asaltantes. El y sus capitanes los derrotaron repetidas veces, pero al día siguiente amanecían más cerca de las murallas y más numerosos.
15 de Abril 1563:
Segundo Sitio de Arauco: Terminada la recolección de las cosechas, los mapuches se presentaron delante de Arauco en abril de 1563. Esta vez venían preparados para poner en la plaza un sitio en regla.

22 de Enero 1564:

Combate del pucará de Lebotacal: Los mapuches construyeron un pucará en Lebotacala a algunos kilómetros de Concepción. Luego de un breve combate logró desbaratarlo, pero fue informado de una concentración de 3.000 indios comarcanos al mando de un cacique de nombre Loble que estaba casi a las puertas de Concepción.

24 de Enero 1564:

Combate de Angol: Los mapuches, entusiasmados con la alianza de los indios de la zona comprendida entre Itata y el Maule, resolvieron destruir a Angol antes de iniciar el sitio de Concepción.
Febrero 1564:
Cerco de Concepción: Los caciques Millalelmu y Loble establecieron el cerco al fuerte de Concepción, encerrando a Villagra y toda la población en las empalizadas. El sitio duró alrededor de dos meses de continuas escaramuzas.
17 de Febrero 1565:
Segunda Combate de Reinohuelen: En el mismo lugar donde 29 años antes las fuerzas promaucaes (indios que Vivian al norte del Biobio) pero igualmente buenos guerreros que rechazaron la avanzada enviada por don Diego de Almagro al mando de Gómez de Alvarado en 1536 impidiéndole seguir al sur. Tres décadas después a mediados de febrero de 1565 una columna compuesta por 152 hombres de caballería y 700 indios amigos al mando de don Pedro de Villagra y de don Pedro Fernández de Córdova atacaron un fuerte que tenían los indios promaucaes.
19 de Febrero 1565:
Combate de Tolmillan: Dos días después de la batalla de Reinohuelen llegaba a marcha forzada el cacique Loble que venía a socorrer a sus compañeros que combatían en Reinohuelen, ignorando que estos habían sido derrotados y que los españoles le tenían tendida una emboscada en las cercanías del actual pueblo de Tormillan.
Marzo 1567:
Ataque al pucara de Cañete: Los indios habían construido un pucará en los cerros vecinos a Cañete, y el general comprendía que una rebelión se aproximaba. Sin consultar a la Audiencia, resolvió destruirlo antes que la concentración de los indígenas hiciera el asalto más difícil.
07 de Enero 1569:
2da Batalla de Catiray o Mareguano: En esta segunda contienda librada en este punto de la cordillera oriental de Nahuelbuta entre 220 soldados españoles y 600 yanaconas al mando del gobernador Melchor Bravo de Saravia, contra dos mil indios al mando de los caciques Lonconaval y Millalemo que unieron sus fuerzas para enfrentar al invasor.
Septiembre 1570:
Derrota de Purén: A toda prisa se dirigian 200 soldados españoles al mando de don Miguel Avendaño de Velasco a socorrer a los castellanos amenazados por los mapuches de ser arrollados en cualquier momento en Angol. No se habían alejado mucho del río Puren cuando fueron atacados por un batallón al mando del cacique Pailacar, que entró violentamente en batalla, poniendo en serios aprietos a los conquistadores.
08 de Marzo 1577:
Primera Campaña de Quiroga: El plan de pacificación que se iba a poner en práctica era obra del virrey del Perú, y Quiroga lo había aceptado con entusiasmo. Consistía en una enérgica campaña a través de Arauco, llevando el ejército concentrado. Se tomaría prisioneros a los indios más belicosos; se ejecutaría a uno que otro cabecilla, y los demás serían "trasladados a la provincia de Coquimbo, desgobernándolos.
27 de Noviembre 1578:
Segunda Campaña de Quiroga: A pesar de la extraordinaria crudeza del invierno de 1578, las hostilidades de los indígenas no cesaron. Amagaban el campamento en canoas y caían sobre los caballos durante el pastoreo y sobre los grupos que iban al campo a recoger comida.
20 de Diciembre 1584:
Campaña de Sotomayor: Estas fuerzas hicieron algunas campeadas sin importancia, que ni siquiera merecerían mencionarse, a no mediar la trampa en que estuvo a punto de perecer Bernal de! Mercado.
10 de Enero 1597:
Campaña de Oñez de Loyola: El nuevo mandatario se encontró imposibilitado para reabrir la campaña de Arauco. Logró, sin embargo, enviar al sur unos doscientos arcabuceros, al mando de su hermano Luis y dé Lorenzo Bernal del Mercado.

23 de Diciembre 1598:

Batalla de Curalaba: Esta batalla se convirtió en el inicio efectivo de la Rebelión Mapuche de 1598 que terminó finalmente con todas las ciudades al sur del río Biobío, excepto Concepción.
22 de Enero 1599:
Rebelión General del pueblo Mapuche: La sublevación se propagó con la rapidez del fuego que ha hecho por largo tiempo su camino subterráneo. El espíritu de rebeldía asomó casi instantáneamente desde el Maule hasta Osorno. Los españoles se encontraron pronto encerrados en las ciudades y fuertes, sin poder auxiliarse unos a otros.
06 de Abril 1599:
Batalla de Quilacoya: En Quilacoya junto al río Biobio pelentaro fue interceptado por las fuerzas españolas del recién designado gobernador don Pedro de Vizcarra, quien cayó por sorpresa sobre los mapuches, propinándole una contundente derrota.
09 de Octubre 1599:
Ataque a Chillán: Chillán fue atacada resultando muertos 4 españoles y llevándose los indios 30 mujeres y niños. La cifra total de muertos ascendía ya a 200 españoles, siete ciudades arrasadas, sitiadas o despobladas.
26 de Noviembre 1599:
Asalto de Valdivia: La derrota sufrida en Quilacoya no amilanó al cacique Pelantaro y decidió rehabilitarse y vengarse de esa derrota. Para ello cambio su estrategia en noventa grados, decidiendo no atacar Concepción y dirigir su accionar hacia Valdivia que por mucho tiempo vivía en paz. Pelantaro planificó el ataque a esta última ciudad con toda calma, sin dejar pasar un solo detalle, al igual como lo hubiera hecho el mas sagaz estratega moderno.
Noviembre 1601:
Muerte del coronel Francisco del Campo: El coronel resolvió trasladarse a Castro con todos los pobladores. Se dirigió personalmente con 60 soldados a la isla, a disponer los auxilios y las comidas "para llevar tantas mujeres, niños y trastes de casas y haciendas como tenían, y llegando a la primera bahía se alojó y repartió la gente a buscar algunas piraguas en que pasar aquel brazo de mar", quedando él con muy pocos soldados.
07 de Febrero 1602:
Destrucción de la ciudad de Villarrica: Los defensores de Villarrica al mando del capitán Rodrigo de Bastidas decidieron vender cara su existencia, cuando supieron que los indios lanzarían el ataque final antes que llegaran los refuerzos españoles. Los heroicos defensores resistieron los primeros ataques indígenas y lo harían hasta la muerte.
Enero 1603:
Campaña de 1603: En la campaña del verano de 1602: se construyó diversos fuertes en las márgenes del Biobío, en lugares bien escogidos y dispuestos en forma de poderlos socorrer. En la misma temporada procuró afianzar el dominio español, al norte de ese río, con numerosas expediciones; de suerte que al llegar el gobernador a Santiago, en junio de 1602, ya se consideraba definitivamente salvada esta parte del territorio.
Febrero 1603:
Asalto del Fuerte Santa Fe: Cuando llegó el momento de destruir el odiado fuerte de Santa Fe una noche silenciosamente lo indios se aproximaron al fuerte, pero fueron descubierto por un centinela que dio la alarma. Desde ese instante la batalla fue general, los mapuches fueron rechazados, pero volvieron con mas furia emprendiendo un sangriento asalto que resultó estéril. Mas toda la noche pujaron por ingresar y fueron rechazados. Comprendieron entonces que había que someter al fuerte a un durísimo sitio. Así se hizo y una hambruna que tuvo a muy mal traer a los sitiados.
Diciembre 1603:
Batalla Ciénagas De Lumaco: Después de sembrar el terror en las tribus retornó Alonso de Ribera al norte, siendo interceptado en un lugar cenagoso en Lumaco, donde los indios le presentaron un plan estratégico enseñado por Lautaro con excelentes resultados. Este consistía en internarse en el pantano donde la caballería no podía llegar porque se hundía en el barro. Pero olvidaron que el Gobernador Ribera era experto en el arte de la guerra, ordenando entonces que los yanaconas cubrieran con totora el camino y mandó la infantería, que con sus arcabuces dejó la mortandad.

Enero 1604:

Campaña de 1604 y 1605: En su penúltima campaña, la de la primavera de 1603 y verano de 1604, Ribera fundó un nuevo fuerte en el vado de Chepe, a la desembocadura del Biobío, que bautizó con el nombre de San Pedro de la Paz; y el 24 de diciembre fundó otro que denominó Nacimiento.
Diciembre 1605:
Campaña de 1606: García Ramón abrió su primera campaña en la primavera de 1605. Habla partido de Santiago el 6 de diciembre al frente de mil doscientos hombres, enterados con el contingente de España y los militares de los términos de la capital. En el sur le aguardaba otro ejército vecino a mil hombres, distribuidos en los fuertes. En Concepción recibió el socorro remitido por el virrey del Perú, con el cual pagó sus cuentas y atendió a los primeros gastos de la campaña.
Marzo 1606:
Desastre de Angol: Núñez de Pineda tenía orden de sacar de los fuertes hasta trescientos soldados, si los refuerzos de México no llegaban; pero temió debilitar mucho las guarniciones y se limitó a retirar ciento cuarenta y tres, para enterar doscientos.
Septiembre 1606:
Batalla de Boroa o de Palo Seco: La batalla se produjo cuando una guarnición española al mando del capitán Juan Rodulfo Lísperguer fue emboscada al salir del fuerte por entre 3.000 a 6.000 guerreros mapuches ocultos en los bosques ceranos muriendo todos los hispanos.
Febrero 1608:
Campaña de 1608: En las correrías del verano de 1608, García Ramón había contado con el recurso de unas mil lanzas amigas y había devastado los campos de los enemigos hasta reducirlos por la miseria a venir de paz y a establecerse en las inmediaciones de los fuertes, sin traspasar el radio de acción de estos establecimientos.
Diciembre 1610:
La Guerra defensiva de Luis de Valdivia: El padre Valdivia llegó al Callao a mediados de 1611, trayendo los despachos del gobernador para Alonso de Ribera y la real cédula de 8 de diciembre de 1610, que dejaba al criterio del virrey del Perú ensayar por tres a cuatro años la guerra defenslva.
1621:
Campaña Militar de Osores de Ulloa: Osores de Ulloa empezó por restablecer la disciplina en el ejército condenando a muerte a los desertores que logró capturar, y expurgando la oficialidad. Cuando creyó estar preparado, pasando por sobre las órdenes del rey dispuso una expedición, cuyo mando confió al maestre de campo Núñez de Pineda, a las ciénagas de Purén.
24 de Enero 1626:
Cesación de la guerra defensiva: En efecto, el 24 de enero de 1626, recibía Fernández de Córdoba una real cédula expedida en Madrid el 13 de abril de 1625, por la cual Felipe IV ordenaba reanudar la guerra con los mapuches y someter a esclavitud a los prisioneros.
1627:
Contraofensiva mapuche dirigida por Lientur: Como era de esperarlo, la contraofensiva araucana no tardó en de­sencadenarse. La dirigió un indio llamado Lientur, que hasta ese momento habla peleado como amigo en el campo español.
15 de Mayo 1629:
Desastre de Las Cangrejeras: Lientur jefe militar mapuche que luchó en la Guerra de Arauco. Su mayor victoria fue la Batalla de las Cangrejeras. Su actividad bélica concluyó cuando llevó a que los españoles firmaran paces temporales con la nación mapuche en el Parlamento de Quillín.
14 de Mayo 1630:
Sorpresa de Los Robles: Lazo de la Vega logró reclutar unos 150 españoles voluntarios en Santiago que pensaba sumarlos a los ya 1.600 soldados acantonados en el sur. Su idea era internarse en el mismo corazón de Arauco y dar una batalla armagedónica a los mapuches para terminar de una vez por todas con la guerra. El pánico general cundió cuando la población supo de las osadas intenciones del gobernador y el Cabildo le rogó que desisitiese de hacer ese tipo de guerra, pero fue inútil, Lazo de la Vega quería esa batalla decisiva.
13 de Enero 1631:
Batalla de La Albarrada: Lazo de la Vega salió del fuerte y eligiendo cuidadosamente el terreno fue a tender su línea de batalla en Petaco. La acción se inició con una carga de un escuadrón de indígenas que fueron contenidos con fusileros alternados protegidos por lanceros. Una vigorosa carga de caballería fue contenida por los escuadrones mapuches y el combate por unos instantes se tornó indeciso.
1632:
Campañas militares de 1631-1632-1633-1634: A la salida del invierno de 1631 las armas españolas habían tenido algunos éxitos locales de cierta importancia. Los indios auxiliares dieron muerte en el valle de Elicura a Quempuante.
06 de Enero 1641:
Parlamento de Quillin: El gobernador de Chile, Francisco López de Zúñiga, se reúnen en el llano de Quilín con los mapuches para firmar los acuerdos que reconocían la independencia de los indios, la devolución de cautivos españoles, el permiso para evangelizar el territorio indígena y sellar una alianza contra los enemigos del exterior. En favor de los mapuches se pactan la despoblación de Angol y la vuelta de la frontera a la línea del Biobío.
Enero 1651:
Las paces de Boroa: Acuña Y Cabrera, como la mayoría de sus predecesores, no tenia siquiera idea de los problemas que le aguardaban en su gobierno, y, a diferencia de ellos, tampoco era capaz de formársela.
14 de Febrero 1654:
Batalla de Río Bueno: Casi medio siglo de relativa calma vivieron los conquistadores, cuando en 1654 el ambicioso gobernador Antonio de Acuña y Cabrera envió a su cuñado, el maestre de campo don Juan Salazar con una fuerza de 900 españoles y 3.000 yanaconas atacaron al sur del río Bueno donde fueron rechazados por los huilliches, que los obligaron a repasar el citado río donde hicieron un puente de balsas para cruzarlo hacia el norte.
14 de Enero 1656:
Campaña mapuche del mestizo Alejo: Un soldado mestizo, que servía en el ejército español, generalmente conocido con el nombre de "el mestizo Alejo", había manifestado mucha viveza intelectual, valor, iniciativa y deseos de surgir. Solicitó que se le ascendiera a oficial, y como se le contestara con una repulsa, abandonó las filas y se pasó a los indios.
20 de Enero 1656:
Victoria de Conuco: Al sur del Biobío resistían las guarniciones de Valdivia y de Boroa. Los defensores de Valdivia recibieron provisiones por mar, y no sólo lograron rechazar los ataques de los roncos, sino que pudieron alejarlos de los alrededores de la ciudad.
Abril 1664:
Campaña militar de 1664: Tomás Calderón, que sucedió a Carrera como cuartel maestre, hizo una correría por Ilicura y Cayucupil, al llegar la primavera, y regresó con 300 cautivos, que se vendieron como esclavos, sin haber librado verdadero combate.
13 de Diciembre 1680:
Bartolomé Sharp incendia La Serena: En la mañana Sharp desembarcaba con 35 hombres en el puerto de Coquimbo para hacer agua y leña. Hecha la provisión, se encaminó a La Serena al frente de su pelotón.
1692:
Rebelión de Millapán: González de Poveda tenía prohibición real de hacer la guerra militar contra los mapuches a causa de la influencia de los mismos jesuitas ante la corte. Sin embargo, se alzó un cacique de la región de Maquegua, llamado Millapán quien realizó varios asesinatos a españoles. Poveda viendo que la insurrección iba creciendo se dio cuenta que si no actuaba pronto, la situación se desbordaría, así que después de negociar con autoridades eclesiásticas y con el apoyo de la población, sacó hacia el sur, una fuerza expedicionaria de 1.600 hombres, más 2.000 auxiliares. Viendo la determinación española, y la fuerza que se sustentaba, los indios corrieron a dar la paz en el Parlamento de Choque-Choque.
09 de Marzo 1723:
Abandono de los Fuertes al sur del río Bio-Bio: La rebelión se inició el 9 de marzo de 1723 con el asesinato del capitán de amigos Pascual Delgado en Quechereguas. Delgado era considerado uno de los máximos exponentes del sistema monopólico, odiado por su soberbia y los castigos "crueles y arbitrarios" que aplicaba.
Tras este suceso se generalizó el alzamiento, multiplicándose por toda la frontera del Biobío las incursiones de saqueo, el abijeato y el incendio de haciendas. Los fuertes españoles se hallaron de pronto incomunicados unos con otros. La rebelión terminó con el Parlamento de Negrete de 1726, en el que ambas partes firmaron la paces y establecieron un sistema de ferias regladas.
1766:
Levantamiento mapuche de 1766: Se produce una gran rebelión de los mapuche por oposición a la idea de reducirlos como pueblos.
1769:
Batalla de Laja:
1770:
Batalla de Negrete:
Marzo 1793:
Parlamento de Negrete, entre el Gobernador Ambrosio O´Higgins y 161 Toquis Araucanos.
01 de Abril 1811:
Motín de Figueroa: Ese día, las tropas del cuartel de San Pablo se insubordinaron y desconocieron el mando de Juan de Dios Vial y Juan Miguel Benavente. A los gritos de ¡Viva el Rey!, ¡Muera la Junta!, los soldados declararon que solamente obedecerían las órdenes de Figueroa.
01 de Abril 1813:
Toma de Concepción: A las 9 de la mañana del 2 de abril, supo en el camino que Antonio Pareja había desembarcado, y se había apoderado de Concepción. Carrera continuó su marcha. Por donde quiera que pasaba, organizaba tropas, buscaba pertrechos y víveres; y por medio de confinaciones, limpiaba la tierra de sarracenos, como entonces se denominaba a los partidarios de España. A las 8 de la noche del 5, estaba en Talca, y establecía allí su cuartel general.
24 de Abril 1813:
Combate de Linares: Las fuerzas de Pareja son rechazadas por las de Carrera. Elorreaga, cuya inteligente iniciativa se exteriorizó desde sus primeros actos en el servicio, intentó un reconocimiento, trabándose en un combate a distancia con las avanzadas patriotas, a las cuales hizo dos bajas. Atacado por fuerzas muy superiores, se retiró al sur.
26 de Abril 1813:
Batalla o Desastre de Yerbas Buenas: También se le denomina Sorpresa de Yerbas Buenas. En la batalla se enfrentaron las fuerzas chilenas al mando del coronel Juan de Dios Puga y las fuerzas españolas al mando del brigadier Antonio Pareja.
15 de Mayo 1813:
Combate de San Carlos: Tuvo como lugar San Carlos, en las cercanías de Chillán. En el se enfrentaron las tropas patriotas al mando de José Miguel Carrera contra las realistas al mando de Juan Francisco Sánchez. La batalla finalizo con la victoria realista.
28 de Mayo 1813:
Combate de Talcahuano: José Miguel Carrera, general del ejercito patriota, derrota a los realistas.
08 de Junio 1813:
Captura de la fragata española "Thomas": Poco más tarde, el 7 de junio, apareció en la bahía la fragata "Thomas", que venía del Callao, conduciendo algunos jefes y oficiales, pertrechos y dinero para Pareja. Ignorando la caída de la plaza en poder de los patriotas, fondeó en el puerto de Tomé. Al amanecer del día 8, los oficiales Nicolás García y Ramón Freire, con dos lanchas cañoneras y algunos botes, se apoderaron de ella, sin que opusieran la menor resistencia.
Julio - Agosto 1813:
Sitio de Chillán: Los patriotas chilenos iniciaron el sitio de Chillán procurando expulsar a los realistas. No lo consiguieron.
Agosto 1813:
Combate de Huilquilemu: El comandante Elorreaga, al frente de 350 fusileros montados, se apoderó de Los Angeles, de Nacimiento y de toda la Isla del Laja, y desbarató a O'Higgins, quien le salió al encuentro con unos 300 hombres, cerca de Huilquilemu. El propio O'Higgins fue derribado del caballo con su mon­tura. El capitán Agustín López Alcázar, más tarde comandante del batallón número 3 en Maipo, logró rescatarlo, y, montando el caballo que le cedió el soldado Gabino Guardia, prosiguió la fuga.
Agosto 1813:
Combate de Quilacoya: Días más tarde O'Higgins, convenientemente reforzado, derrotó en Quilacoya a las mismas fuerzas de Elorreaga y Quintanilla. Tuvo que replegarse otra vez a Concepción, pero en octubre, el frente de más de 500 hombres, obligó a Elorreaga a evacuar las fronteras y volverse a Chillán.
17 de Agosto 1813:
Combate de Quirihue: Tuvo lugar la villa de Villa de Quirihue, actual Región del Biobío. En el se enfrentaron las tropas patriotas al mando de José Joaquín Prieto contra las realistas al mando de Juan Antonio Olate. El combate finalizo con la victoria patriota.
23 de Agosto 1813:
Combate de Cauquenes: Fue un enfrentamiento llevado a cabo entre las fuerzas realistas del chileno Juan Antonio Olate y las fuerzas patriotas chilenas al mando del coronel Juan de Dios Vial. El combate finalizo con la victoria patriota.
24 de Agosto 1813:
Sublevación de Arauco: Los habitantes de Arauco estaban desesperados con las prorratas y exacciones. Sánchez, desde Chillán, y el franciscano fray Juan Ramón, misionero de la plaza, explotaron el descontento.
17 de Octubre 1813:
Batalla de El Roble. Luego del sitio de Chillán, las tropas patriotas al mando del General en Jefe, José Miguel Carrera y del, por entonces, Coronel Bernardo O'Higgins, se guarecieron en el paso de El Roble, en el río Itata en la tarde del 17 de octubre. En total, eran 800 soldados de las tres armas. Pasaron al reposo en la ribera sur, con la intención de cruzar el obstáculo en la mañana del día siguiente y se extremaron las medidas de seguridad contra una posible sorpresa de los guerrilleros realistas.
29 de Octubre 1813:
Combate de Santa Rosa de Trancoyan: Un pequeño desastre, ocurrido días más tarde, acabó con las ilusiones de los pocos entusiasmados con la victoria del Roble.
23 de Febrero 1814:
Resistencia en Cucha Cucha: El oficial chileno Santiago Bueras, contiene al enemigo con si intrepidez y coraje, hasta que unos 100 efectivos del cuerpo auxiliar de Buenos Aires, al mando de Juan Gregorio Las Heras, cargaron en un ejemplar orden y empuje que despertaron la emulación de las tropas chilenas.
Marzo 1814:
Desastre de Urizar: En un intento por sorprender a un destacamento realista, en un ataque nocturno sorpresa, el coronel Fernando Urizar tuvo una derrota inesperada perdiendo tropa y 2 cañones.
03 de Marzo 1814:
Derrota del Gomero: Fue efectuada por las tropas realistas de Gabino Gaínza al mando de Ildefonso Elorreaga, en contra de los patriotas que sólo en número de 300 deberían defender la ciudad al mando de Carlos Spano.
04 de Marzo 1814:
Toma de Talca: El comandante realista Ildefonso Elorregada se apodera de Talca, la cual estaba bajo el mando del español pasado a las tropas patriotas, Carlos Spano, quien murió en el centro de la plaza abrazado a la bandera chilena diciendo: "Muero por la patria, por la patria que me adoptó entre sus hijos".
19 de Marzo 1814:
Combate de El Quilo: Tuvo como lugar Ránquil, Región del Biobío, cerca de Ñipas, en la ribera sur del río Itata. En el se enfrentaron las tropas patriotas al mando de Bernardo O’Higgins contra las realistas al mando de Manuel Barañao. La batalla finalizo con la victoria patriota.
20 de Marzo 1814:
Combate de Membrillar. Fue librado en la ribera norte del río Itata. En ella se enfrentaron la división del ejército patriota chileno comandada por el coronel de ingenieros jefe de Estado Mayor, Juan Mackenna, y el ejército realista al mando de Gabino Gaínza.
29 de Marzo 1814:
Los realistas triunfan en Cancha Rayada. Durante la guerras de la independencia, Talca fue tres veces ocupada por los ejércitos enfrentados y en sus inmediaciones se libraron importantes batallas. Un destacamento patriota comando por Manuel Blanco Encalada atacó por error al grueso del ejército realista en Yerbas Buenas, arrastrando, en su huida a la capital, al resto de las fuerzas chilenas. Ello fuerza la firma de una tregua en Lircay y permite la retirada de los realistas a Concepción, donde podrán recuperar su poderío.
03 de Abril 1814:
Bernardo O'Higgins efectúa frente a las fuerzas patriotas el llamado "Paso del Maule". y Combate de Tres Montes del 7 de Abril, pequeña victoria patriota dirigida por Enrique Campino.
08 de Abril 1814:
Toma de Quechereguas: Tuvo como lugar el fundo Quechereguas. En el se enfrentaron las tropas patriotas al mando de Bernardo O’Higgins contra las tropas realistas de Gabino Gaínza. La batalla finalizo con la victoria patriota.
26 de Agosto 1814:
Combate de las Tres Acequias. Se enfrentaron los ejércitos de Bernardo O'Higgins Riquelme con los de José Miguel Carrera Verdugo, obteniendo este último el triunfo. O'Higgins derrotado se retiró a buscar más soldados, pero al saber de la llegada el país del realista Mariano Osorio, reconoció a Carrera como general en jefe del ejército.
1 y 2 de Octubre de 1814:
Batalla de Rancagua. Enfrentó a las fuerzas independentistas chilenas, al mando del general Bernardo O`Higgins, y a las tropas realistas españolas, a cargo de Mariano Osorio, a la cabeza de 5 mil soldados, se dirigía a Santiago. Bernardo O'Higgins y José Miguel Carrera lograron reunir más de tres mil hombres, pero no soldados. Con la mitad de ellos O'Higgins se encerró en la plaza de Rancagua.
10 de Octubre de 1814:
Combate de Los Papeles: Enfrentó la retaguardia patriota, que resguardaba en esos momentos a los últimos grupos de civiles que emprendieron el cruce de la cordillera con destino a Mendoza, de la persecución y seguro apresamiento por parte de la caballería realista enviada en su persecución.
Enero 1817:
Manuel Rodríguez sorprende a los españoles que resguardan Melipilla y se apodera de la ciudad, confiscando para la causa patriota, los fondos acumulados por los recaudadores de Marcó del Pont y llevándose las armas de la guarnición.
12 de Enero 1817:
Salas y Silva se apoderan de San Fernando: ciento cincuenta de sus hombres al mando de Francisco Salas asaltan de noche a San Fernando. La guarnición realista resiste el ataque; entonces Inmediatamente los montoneros pusieron en movimiento unas rastras de cueros con piedras que producían un ruido idéntico al rodado de cañones. Los realistas, creyéndose atacados por una gran fuerza militar, huyeron. Así, Salas se apoderó de San Fernando.

22 de Enero 1817:

Primer enfrentamiento de una avanzada patriota con un destacamento de los Talaveras.

25 de Enero 1817:

Un destacamento de Las Heras, se enfrenta a una unidad realista.
04 de Febrero 1817:
Combate de Achupallas: El mayor Arcos, desprendiéndose de la división de So­ler, al frente de otros 200 hombres, dispersaba a la guarnición de Las Achupallas y le hacía 3 prisioneros.
04 de Febrero 1817:
Combate de Guardia Vieja: Al ponerse el sol, el mayor Enrique Martínez atacó el puesto español de Guardia Vieja con 150 fusileros y 30 jinetes. El combate duró una hora y media a sable y bayoneta, los españoles en número de 94, tuvieron 25 muertos y 43 prisioneros.

04 de Febrero 1817:

Combate de Cumpeo: Freire ataca a un destacamento realista de 100 soldados, dirigidos por el coronel Morgado, causándole la baja de 18 hombres y la captura de otros 20.
07 de Febrero 1817:
Combate de Las Coimas: Enfrentamiento entre el realista Atero y un destacamento de Necochea.
12 de Febrero 1817:
Batalla de Chacabuco: Se llevo a cabo en la hacienda Chacabuco, el 12 de febrero de 1817, donde combatieron el Ejército de los Andes y el Ejército Realista. Finalizo con la victoria patriota y que trajo como consecuencia la recuperación de Chile a manos patriotas, de ese modo finalizo la reconquista y comenzó la Patria Nueva. El capitán San Bruno, odiado jefe de los talaveras, es capturado y fusilado menos de 24 horas después.
12 de Febrero 1817:
Liberación del Norte: Las tropas del comandante Juan Manuel Cabot, toman Copiapo, La Serena y Coquimbo.
26 de Febrero 1817:
Captura del bergantín español "Aguila": Primer barco de nuestra Escuadra. Los patriotas apresaron en Valparaíso al bergantín de comercio español "Aguila", mediante el ardid de mantener izada la bandera española en tierra; fue armado y puesto al mando del oficial irlandés de Artillería, don Raimundo Morris.
04 de Abril 1817:
Combate de Curapalihue: En este combate se enfrentaron las tropas de Juan Gregorio Las Heras por el lado de los patriotas y las tropas de Juan José Campillo por lado de los realistas. El combate finalizo con la victoria patriota.
11 de Mayo 1817:
Asalto y Toma de Nacimiento: Mientras se practicaban los reconocimientos de las fortificaciones de Talcahuano y se acumulaban los elementos para el asalto, O'Higgins dispuso la ocupación del territorio español que quedaba al sur del Biobío y de la plaza de Arauco, a fin de privar de recursos a Ordóñez. El capitán José Cienfuegos, partiendo de la villa de Los Angeles, se dirigió a la plaza de Nacimiento, que era la fortaleza más inexpugnable. El asalto empezó el 12 de mayo, y la plaza tuvo 20 bajas entre muertos y heridos. La guarnición de Nacimiento se retiró a Arauco. San Pedro se rindió sin disparar un tiro.
27 de Mayo 1817:
Toma de la plaza fortificada de Arauco: Los patriotas comandados por Ramón Freire se toman la plaza fortificada de Arauco, en Talcahuano, la cual era el centro de abastecimiento de los realistas ubicados en la zona.
01 de Junio 1817:
Combate del Cerro Gavilán: Se desarrollo en las cercanías de concepción. Por lado de los patriotas liberaban los generales Bernardo O’Higgins y Juan Gregorio Las Heras y por lado de los realistas el comandante José Ordóñez. La batalla finalizo con la victoria patriota.
23 de Julio 1817:
Asalto a Talcahuano: El coronel José M. Ordoñez rechaza el intento del general Juan Gregorio Las Heras.
10 de Septiembre 1817:
Combate de Cerro Manzano: En el cerro Manzano (al Sudeste de Talcahuano), en dos acciones sorpresivas el cuarto escuadrón de granaderos a caballo, aniquiló a una fracción enemiga de 30 hombres, de los cuales se salvó sólo uno, y a otra de 25 hombres le causó 4 muertos y le tomó 3 prisioneros.
06 de Diciembre 1817:
Sitio y Asalto de Talcahuano: Tuvo como lugar Talcahuano. En el se enfrentaron las tropas patriotas al mando de Bernardo O’Higgins contra las realistas alo mando de José Ordóñez. La batalla finalizo con la victoria realista.
15 de Marzo 1818:
Combate de Quechereguas: Tuvo como lugar Quechereguas, cerca de Molina. En el se enfrentaron las tropas patriotas al mando de Ramón Freire contra las realistas al mando de Joaquín Primo de Rivera. El combate termino con la victoria Realista.
19 de Marzo 1818:
Sorpresa de Cancha Rayada: Batalla que pone en peligro la Independencia de Chile. La fuerzas patriotas acampaban en el llano de Cancha Rayada, al norte de Talca, cuando en la noche cayeron sobre ellas los realistas y derrotaron a las fuerzas del general San Martín.
05 de Abril 1818:
Batalla de Maipú. Diecisiete días después de Cancha Rayada, en los llanos del río Maipo, el ejército dirigido por San Martín venció completamente a los realistas. Desde ese momento, la Independencia de Chile quedó definitivamente consolidada. O’Higgins había salido de la capital esa misma mañana y se dirigía hacia Maipú con unos mil milicianos alcanzando a participar en el desenlace final de la batalla. Al llegar al campo de batalla O'Higgins se abraza con San Martín dialogando lo siguiente. "O'Higgins: ¡Gloria al salvador de Chile! - San Martín: General, Chile no olvidará jamás al ilustre inválido que se presenta herido al campo de batalla".
27 de Abril 1818:
Combate Naval de Valparaíso: Entre la fragata chilena "Lautaro" y la fragata española "Esmeralda". En esta acción, por una desinteligencia, muere el comandante contratado por el gobierno de Chile, Jorge O'Brien.
28 de Octubre 1818:
Captura de la fragata "María Isabel": En este combate se enfrentaron las tropas patriotas al mando de Manuel Blanco Encalada contra las realistas, en Talcahuano. La batalla finalizo con la victoria patriota.
14 de Noviembre 1818:
Captura de cinco transportes: El comandante Blanco Encalada captura cinco transportes españoles en Talcahuano.
21 de Febrero 1819:
Inicio de la Guerra a Muerte, Combate de Santa Juana: El montonero realista Vicente Benavides derrota al teniente José A. Rivero. Se inicia la "Guerra a Muerte".
28 de Febrero 1819:
La fragata O´Higgins ataca El Callao: La escuadra chilena al mando de Cochrane, ataca el puerto de El Callao, en Perú.
01 de Marzo 1819:
Asalto de Los Angeles: Intentado por las fuerzas realistas quienes tenían una fuerza auxiliar de 3.000 indios que tomaron parte en este sitio. En la ciudad sólo había el batallón patriota "Coquimbo" sin armamentos suficientes para su defensa. Los sitiadores habían tomado el fuerte, si no hubiese sido por la oportuna intervención del mariscal Andrés Alcázar y Zapata, quien llegó con su caballería. Entró en Los Angeles el 10 de marzo, después de batir a los sitiadores, salvando la situación que ya era desesperada.
11 de Abril 1819:
Sublevación de los Prieto: Entre las turbulencias que logró provocar la propaganda carrerina, la más importante es, sin disputa, la de los hermanos Prieto, en las cordilleras de Talca.
01 de Mayo 1819: